Alemania celebra la decisión de juez Andreu de liberar al escritor turco Dogan Akhanli

El escritor Dogan Akhanli. :: AFP/
El escritor Dogan Akhanli. :: AFP

Reclamado a Interpol por el Gobierno de Erdogan, el Ejecutivo de Merkel pidió la suspensión de la extradición que Ankara ha reclamado a Madrid

R. C. MADRID / BERLÍN.

La decisón del juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu de poner ayer en libertad al escritor turco-alemán Dogan Akhanli, fue celebrada por el Gobierno de Angela Merkel, para quien el intento de Ankara de lograr la extradición del escritor responde a una motivación política del presidente Recep Tayyip Erdogan. Akhanli había sido detenido el sábado en Granada, en cumplimiento de una orden de arresto de Interpol, al ser reclamado por las autoridades turcas.

De 60 años, el escritor es ciudadano alemán y desde 1992 vive en la ciudad de Colonia. Crítico con el gobierno de Ankara, es autor de una trología en la que denuncia el genocidio armenio. El abogado español del escritor, Gonzalo Boye, mostró su satisfacción por la decisión del juez Andreu «tomada con muy buen criterio». «La batalla ha valido la pena», escribía por su parte en Facebook el letrado Ilias Uyar, confirmado que Akhanli «queda en libertad a condición de que permanezca en Madrid», y que Turquía ha lanzado la petición formal de extradición.

Akhanli defiende en sus novelas la recuperación de la memoria de los armenios masacrados hace más de un siglo por el imperio Otomano, uno de los temas centrales de su obra. Las novelas 'El último sueño de Madonna', de 2005, 'Días sin padre', de 2009, o Fasin, son algunas de sus últimas obras. Es la segunda persona de origen turco detenida este mes en España en cumplimiento de una orden de arresto de Interpol a demanda de las autoridades turcas. El primero fue el periodista sueco Hamza Yalçin, detenido pasado 3 de agosto en el aeropuerto barcelonés de El Prat, y que dispone también de nacionalidad sueca.

Yalçin, de 59 años, está en prisión provisional desde entonces, acusado de insultar al presidente turco y de tener «vínculos terroristas» con el grupo ilegal de extrema izquierda Partido-Frente Revolucionario de Liberación Popular

«Sería terrible si Turquía lograse que se detenga a quienes alzan la voz contra el presidente Erdogan», afirmó Sigmar Gabriel, ministro de Relaciones Exteriores alemán. Gabriel que habló con su homólogo español Alfonso Dastis, afirmó tener «la mayor confianza» en la justicia española y en que el gobierno de Madrid «sabe de qué va esto».

Tras la detención de Akhali, Berlín pidió a Madrid que no extraditase al escritor, que estuvo encarcelado en Turquía y obtuvo luego asilo político y la nacinalidad alemana. Diez ciudadanos alemanes, algunos con doble nacionalidad, siguen detenidos en Turquía. Entre ellos Deniz Yücel, el corresponsal del diario alemán 'Die Welt'.

Fotos

Vídeos