Diario Sur

Una muerte y una resurrección política

Las elecciones en la capital alemana traerán también consigo una muerte y una resurrección políticas. Según los sondeos, se constatará el óbito por autodestrucción de Los Piratas, el pequeño partido protesta liderado por frikis de la informática que hace cinco años dio la campanada al acceder al Parlamento berlinés con un 8,9% de votos. Sus guerras intestinas y la débil oposición que han ofrecido en la Cámara regional durante la pasada legislatura los convertirá en una anécdota de la historia. Todos los sondeos indican que, en estos comicios, están muy lejos de lograr el mínimo 5% de votos necesarios para obtener representación política.

Por el contrario se espera también el renacer del Partido Liberal Alemán (FDP), ausente de la Cámara en la última legislatura y que parece haber superado su crisis existencial. El tradicional partido bisagra alemán, socio menor de incontables coaliciones de centro izquierda y centro derecha alemanas, obtendría entre un 5% y un 6,5% de votos, lo que confirmaría su recuperación y sus aspiraciones a retornar también al Bundestag, el parlamento federal, tras las elecciones generales de otoño próximo.