Varios malagueños se encuentran en la zona de los atentados

Marina y su novio ayer, antes de la pedida de mano.
Marina y su novio ayer, antes de la pedida de mano. / SUR
  • Marina y Juani, una pareja de El Palo, estaban en un hotel a 500 metros del Bataclán. El marbellí Andrés Cuevas también estaba en la ciudad y fue localizado en buen estado tras varias horas desaparecido

Al menos 60 personas han muerto en tres ataques simultáneos en el centro de París en las zonas de Fontaine, Choranne y Bataclan, provocados por varios asaltantes armados con Kalahsnikov. Además, alrededor de un centenar de rehenes permanecen retenidos en la sala de conciertos Bataclan, situada en el centro de la capital gala, en cuyas puertas se han escuchado disparos, según el diario parisino Le Figaro. En mitad del aluvión de noticias, Marina y Juani permanecen atrincherados en la casi tranquilidad de su hotel, turbada por ambulancias que van y vienen, coches de policías y sirenas de bomberos. "Nos quedamos dormidos a las 8 de la tarde, teníamos mucho sueño, y nos han despertado nuestros padres", explica Mariana. Al asomarse a la ventana que da a la avenida principal, gritos y empujones, caos. Su hotel está a escasos 500 metros de la sala Bataclan.

Ayer la postal era la de la Torre Eiffel, donde su novio, de El Palo, le pedía matrimonio. Hoy es la de las pocas imágenes que ven a través de canales de televisión "todos en francés". Lo poco que saben es por los medios digitales en español y con un wifi compartido. "Nos enteramos menos aquí que allí", añade Marina. Solo alcanza a ver, tras las cortinas, cordones policiales por todas partes. "Mejor no salir". Y si de una cosa están seguros es que mañana no podrán volver a España. "Sí que nos hemos enterado del cierre de fronteras, teníamos el avión mañana pero no sé qué pasará", explica con voz intranquila al otros lado del teléfono mientras de fondo se oye la televisión gala.

Durante varias horas, el temor se ha instaurado entre la familia y los conocidos del marbellí Andrés Cuevas. Su amigo David Rodríguez se ponía en contacto con SUR.es: "Buscamos a Andrés Cuevas, vive en París y no tenemos noticias de él desde la hora de los atentados". Andrés hace prácticas de Medicina en la capital gala, explicaba su amigo. "Todos sus compañeros aquí estamos muy nerviosos, tampoco tenemos contacto con sus padres así que la desconexión es total. Es un chico de 23 años, también puede estar de marcha pero, ¿quién iba a salir de copas un día así?", afirmaban. Finalmente sobre la una del a madrugada, Andrés dio señales de vida y tranquilizó atodos.