Las últimas sanciones de EE UU desploman la Bolsa rusa y el rublo

Las medidas, que afectan a las principales empresas y al círculo de magnates cercano a Putin, provocan pérdidas millonarias

RAFAEL M. MAÑUECO CORRESPONSAL MOSCÚ.

El pesimismo reinaba ayer en el mundo empresarial ruso tras el desplome del rublo, la moneda nacional, y los principales valores bursátiles. La causa se debe a las sanciones anunciadas el viernes por Washington contra 26 personas y doce empresas rusas, entre los que se encuentran los siete magnates más próximos al presidente, Vladímir Putin, y 17 altos cargos del Gobierno y la Administración del Kremlin.

La empresa más afectada es Rusal, principal productor mundial de aluminio y cuyo propietario es Oleg Deripaska, uno de esos siete potentados incluidos en la lista negra de Estados Unidos por formar parte del círculo íntimo de Putin. El castigo a Rusal comenzó en Hong Kong, en cuya bolsa la compañía de Deripaska perdió más de un 50%. De igual forma cayó en Moscú, pero después se recuperó y el descenso del valor de las acciones al final de la jornada se situó en torno al 25%. La mayor parte de los clientes de Rusal fuera de Rusia han cancelado sus pedidos a causa de las sanciones.

LA CLAVE

Según la revista 'Forbes', Deripaska perdió ayer 1.300 millones de dólares (más de mil millones de euros). Rusal advirtió en un comunicado que las sanciones pueden conducir a la suspensión de pagos del grupo.

Apestados internacionales

Las pérdidas se extendieron a otras compañías igualmente sancionadas como el gigante Gazprom, la tecnológica Renova, el banco Sberbank, la extractora de oro Polyus y la energética Sibur. Sus respectivos patrones -Alexéi Miller, Víctor Vékselberg, Andréi Kostin, Suleimán Kerímov y el yerno de Putin, Kiril Shamálov- están también entre los que Washington ha declarado apestados internacionales. Deripaska es además investigado en EE UU por la trama rusa y sus vínculos con el exjefe de campaña de Donald Trump, Paul Manafort.

Ayer se hundió también el rublo, moneda que llevaba mucho tiempo sin experimentar fluctuaciones significativas. Su cotización con respecto al euro, que hasta el domingo era de unos 70 a uno, ayer se disparó hasta los 75. Algo así no sucedía desde el verano de 2016.

Puesto que algunas de las razones de las medidas adoptadas por Washington contra Moscú son la anexión de Crimea y la ayuda a los separatistas del este de Ucrania, Putin habló ayer por teléfono con la canciller alemana, Angela Merkel, precisamente sobre el conflicto en el país vecino. Una vez más, coincidieron en la necesidad de la aplicación de los acuerdos de paz de Minsk, que siguen sin cumplirse en toda su extensión.

Por su parte, el primer ministro ruso, Dmitri Medvédev, criticó duramente esta última tanda de sanciones, sin lugar a dudas la más lacerante hasta la fecha. Afirmó que constituye «una violación del derecho internacional» y tiene como principal objetivo, «no fines políticos, sino eliminar un competidor importante (...) violando las reglas comerciales vigentes».

millones de euros podría haberse dejado ayer en las cotizaciones bursátiles el dueño de la principal productora mundial de aluminio.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos