Trump promete a Merkel que se portará bien en el G-20

Moscú anuncia para el viernes el encuentro entre Vladímir Putin y el presidente de EE UU en los márgenes de la cumbre de Hamburgo

JUAN CARLOS BARRENA BERLÍN.

Todo menos un fracaso, aunque sea con resultados mínimos. Alemania, el país anfitrión de la cumbre del G-20 que comienza el viernes en Hamburgo, se esfuerza por lograr que la reunión de los jefes de Estado y gobierno de los mayores países industrializados y emergentes sea un éxito. El jefe de la delegación alemana, Lars-Hendrick Röller, comenzó ayer la última reunión preparatoria con sus colegas de los distintos países invitados, los altos diplomáticos llamados 'sherpas' porque conducen a sus líderes a la cumbre.

«Hay muchas cuestiones difíciles pendientes», dijo Steffen Seibert, portavoz de la canciller federal, que subrayó que todos los países participantes deben suscribir el documento final que será aprobado el sábado, un claro indicio de que, pese a las diferencias sobre política climática o libre comercio con Estados Unidos y su presidente, Donald Trump, no habrá al final un frente de 19 contra uno.

El mandatario norteamericano aseguró además personalmente a Merkel que asumirá una posición constructiva en Hamburgo. Trump se alegra de poder ayudar a la canciller a convertir la cumbre en un éxito, aseguró la Casa Blanca tras informar de una conversación telefónica entre ambos el lunes. Anteriormente la jefa del Gobierno germano no se había mostrado muy esperanzada. «Conocemos determinadas posturas del Gobierno estadounidense y no creo que por un viaje de dos días a Hamburgo vayan a cambiar», dijo la canciller. Ambos, Trump y Merkel, quieren celebrar un encuentro bilateral mañana, poco después de que el invitado estadounidense aterrice con su delegación en Hamburgo.

Más positivos son los ecos que llegan de Moscú. La jefa de la delegación rusa, Svetlana Lukasch, se distanció claramente de Washington al señalar que «Rusia no tiene intención de abandonar el Acuerdo climático de París o cuestionar los compromisos que hemos adquirido. El tratado se firmó y está vigente». Tras lamentar la postura estadounidense y la política comercial de la nueva Administración, Lukasch subrayó que «el proteccionismo acaba perjudicando a las áreas que ese tipo de medidas pretende proteger». y aseguró que Washington «acabará volviendo al camino del libre comercio internacional».

Merkel contará igualmente con el respaldo del presidente chino, Xi Jinping, quien, en un artículo publicado por el rotativo 'Die Welt', expresa su deseo de trabajar más estrechamente con Berlín. «China y Alemania, como segunda y cuarta potencias económicas mundiales, líderes exportadores y países de notable influencia, deben por un lado desarrollarse positivamente y por otro asumir su gran responsabilidad para la paz, estabilidad y bienestar en el mundo y sus regiones», escribe Xi, que hoy visita la capital alemana y se entrevistará con Merkel.

Arsenal para la batalla

Entretanto, la Policía de Hamburgo, que suma más de 20.000 efectivos con refuerzos llegados de todo el país, mantiene sus escarceos con los activistas que tienen intención de protestar contra la cumbre del G-20. En rueda de prensa presentó ayer un arsenal de objetos de batalla requisados en dos registros recientes. Desde artefactos incendiarios y extintores bomba a pirotecnia, tiragomás de precisión con munición de acero, puños de hierro y bates de béisbol. «Partimos del supuesto de que esto solo es la mínima parte de lo que se acumula en sótanos y garajes de Hamburgo», dijo un portavoz policial.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos