Trump exige el apoyo de China ante las provocaciones de Corea del Norte

R. C.

washington. El lanzamiento de un misil balístico intercontinental por parte de Corea del Norte el pasado viernes ha recrudecido no solo la tensión militar en la península, sino también el desencuentro diplomático entre EE UU y China, país al que el presidente Donald Trump ha pedido más implicación para acabar con las provocativas acciones del régimen de Kim Jong-un. De nuevo en la red social Twitter, el mandatario estadounidense escribió: «Estoy muy decepcionado con China. Nuestros estúpidos líderes del pasado les han permitido generar cientos de miles de millones de dólares cada año en comercio, pero no hacen NADA por nosotros con respecto a Corea del Norte, solo hablar». «No permitiremos que esto continúe. ¡China podría solucionar esto fácilmente!», se quejó.

Aunque las autoridades chinas condenaron el lanzamiento porque viola resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU, insisten en que el único camino para acercar posiciones es el diálogo. El jefe de la diplomacia estadounidense, Rex Tillerson, señaló que China y Rusia son «facilitadores económicos del programa de desarrollo de armas nucleares y misiles balísticos de Corea del Norte», lo que les otorga «la única responsabilidad» por la escalada de tensión.

Como reacción al lanzamiento, EE UU y Corea del Sur llevaron a cabo ejercicios militares utilizando misiles tierra-tierra y discutieron las «opciones de respuesta militar» que pueden emprender si consideran que las amenazas aumentan. Bombarderos estadounidenses B-1B también participaron en las operaciones, que duraron un poco más de 10 horas, junto a cazas surcoreanos y japoneses. «Si nos vemos obligados, estamos listos para responder con una fuerza rápida, letal y aplastante en el momento y en el lugar que decidamos», avisó el general Terrence O'Shaughnessy, comandante de las Fuerzas Aéreas de Estados Unidos en el Pacífico.

Fotos

Vídeos