Trump desoye al Pentágono y quiere retirar las tropas de Siria

Un soldado estadounidense hace labores de vigilancia en la localidad siria de Tabqa. :: reuters/
Un soldado estadounidense hace labores de vigilancia en la localidad siria de Tabqa. :: reuters

«Nos vamos a ir», dice el presidente durante un discurso en Ohio tras congelar una partida del fondo de recuperación del país en guerra

R. C. WASHINGTON.

El presidente estadounidense, Donald Trump, quiere que las tropas norteamericanas desplegadas en Siria se retiren del país asiático antes de lo previsto. Así lo aseguraron ayer fuentes militares, que también alertaron de que esa postura puede generar un enfrentamiento con las altas esferas del Pentágono, que consideran que la lucha contra el Estado Islámico aún no ha finalizado.

A principios de la semana que viene está programada una reunión especial del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca con el objetivo de abordar la campaña de Estados Unidos contra el Estado Islámico en Siria. De acuerdo con dos asesores , Trump ha ordenado congelar más de 200 millones de dólares -162 millones de euros- en fondos para la recuperación de la zona tras el conflicto.

Al parecer, el presidente tomó la decisión después de leer un reportaje en el que se contaba que Washington se había comprometido a aportar esa cantidad adicional para estabilizar las regiones recientemente recuperadas del control de los yihadistas. Los fondos fueron asignados por iniciativa del exsecretario de Estado Rex Tillerson en febrero y anunciados por él mismo en una reunión en Kuwait sobre la lucha contra el grupo terrorista suní.

LAS CLAVESEl mandatario desautoriza la concesión de una partida aprobada por el exsecretario de Estado Los asesores creen que las zonas arrancadas a los yihadistas todavía no están estabilizadas

La decisión de congelar la financiación ha sido acorde con las declaraciones que hizo el mandatario norteamericano durante un discurso en Ohio, donde ya dijo que era hora de que Estados Unidos saliera de Siria. Según un portavoz de la Casa Blanca, en función de «la guía» del presidente, «el Departamento de Estado está siempre evaluando los niveles de asistencia necesarios y cómo utilizarlos en la forma más apropiada posible».

«Nos vamos a ir de Siria, muy pronto», aseguró el presidente norteamericano el jueves, alegando que Estados Unidos ya había tenido suficientes victorias sobre los milicianos yihadistas. «Dejemos que otros se encarguen de ello por el momento. Muy pronto, muy muy pronto nos vamos a ir», aseguró. «Vamos a volver a nuestro país, donde pertenecemos y donde queremos estar», añadió en su intervención.

La decisión de Trump de salir de Siria se produce al mismo tiempo que la declaración por parte de Francia acerca de que va a aumentar su presencia militar en la zona para impulsar la campaña contra el terrorismo que lidera Estados Unidos.

A pesar de que el Pentágono estima que el Estado Islámico ha perdido cerca del 98% del territorio que controlaba en Irak y Siria, los asesores militares de Trump le han advertido en numerosas ocasiones que a no ser que dichas áreas sean estabilizadas, pueden volver a caer en manos de los milicianos. No obstante, de acuerdo con fuentes cercanas al presidente, Trump se muestra escéptico al respecto. En la actualidad hay cerca de 2.000 soldados norteamericanos desplegados en Siria.

El reducto de Duma

Sobre el terreno, el Ejército sirio anunció ayer la «victoria total» en la región de Guta Oriental, el principal enclave rebelde en la región de Damasco, tras la toma de las principales localidades de la región. El Alto Mando ha publicado un listado de localidades ya tomadas entre las que se encuentran Yobar, Ein Tarma, Arbin y Zamalka, consideradas de las más importantes. «Es un golpe aplastante para el proyecto wahabista contra la tierra y el pueblo sirios», manifestaron fuentes militares.

Sin embargo, continúan las operaciones militares en la región de Duma, la situada más al norte de Guta Oriental y que sigue en manos el grupo islamista Ejército del Islam. Esta facción negocia desde hace varios días con Rusia, valedor de las autoridades de Damasco, una posible entrega de las armas. El diálogo está en una fase avanzada y ayer Moscú llegó a anunciar un acuerdo, pero fue desmentido inmediatamente por los rebeldes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos