Trump acusa a Merkel de venderse a Putin

Los líderes europeos posan junto a Donald Trump, durante la parada militar al inicio de la cumbre de la OTAN. :: L. Marín / Reuters
/
Los líderes europeos posan junto a Donald Trump, durante la parada militar al inicio de la cumbre de la OTAN. :: L. Marín / Reuters

El presidente de EE UU juega al despiste con Alemania en la cumbre de la OTAN y exige duplicar el gasto hasta el 4% del PIB

ADOLFO LORENTE BRUSELAS.

Bienvenidos a la cumbre más convulsa que la OTAN haya celebrado en muchísimo tiempo. No se trata de pesimismo, sino de gélido realismo. Donald Trump ha impuesto su particular Ley de Murphy: si algo puede salir mal, no es que saldrá mal, sino que él hará todo lo posible para que sea así. ¡Todos a cubierto! «Todo dependerá del humor con el que se levante. Es frustrante e incluso triste, pero con Trump es lo que hay. Se han hecho muchas cosas en la OTAN, pero todo quedará eclipsado por el dinero y el famoso 2%», confesaba horas antes de la cita un veterano diplomático. No iba mal desencaminado. Y como se esperaba, se levantó cruzado, con el pie cambiado. ¿Quién pagó los platos rotos? Alemania, la de siempre. Su obsesión con Angela Merkel es sorprendente.

«Si se supone que debemos protegerles de Rusia, ¿por qué estáis pagando miles de millones a Rusia por su energía? ¿Por qué hay países de la OTAN, Alemania en concreto, que tienen un elevado porcentaje de sus acuerdos energéticos con Rusia? Si lo miran bien, Alemania esta cautiva de Rusia. Están enriqueciendo a Rusia», zanjó el inquilino de la Casa Blanca a modo de saludo de bienvenida. La cara de su interlocutor, Jens Stoltenberg, era todo un poema.

La cumbre no comenzaba hasta primera hora de la tarde, pero Trump llegó a los nuevos cuarteles generales de la OTAN muy temprano para mantener un desayuno de trabajo con el secretario general de la Alianza Atlántica. Se acomodó en la mesa, comprobó que los medios estaban listos para grabar y disparó.

LAS CLAVES «Tengo una muy, muy buena relación con la canciller», confiesa Trump tras atacar a Alemania «Yo misma experimenté cómo una parte de Alemania estaba controlada por la URSS»

«Alemania tendrá casi el 70% del país controlado por Rusia con el gas natural. Dígame usted, ¿es esto apropiado? Tenemos que hablar con Alemania de esto», censuró el presidente americano, que apostó sin ambages por la estrategia que asegura que no hay mejor defensa que un buen ataque. Acorralado por sus extraños lazos con Moscú, devolvió la pelota al tejado de Berlín recordando su buena relación con Rusia impulsando el el gasoducto Nord Stream II, liderado por Gerhard Schröder: «Y encima, el anterior canciller alemán es el jefe de la compañía del gasoducto que va a proveer el gas», ironizó.

No sólo abogó por atacar para defenderse, sino que buscó erosionar la unidad de los aliados europeos. «Polonia no acepta gas ruso porque no quiere ser cautivo de Rusia», espetó. A su llegada a la cumbre, el primer ministro polaco, Mateusz Morawiecki no quiso entrar al trapo y eludió responder sobre esta polémica.

La que sí contestó fue la canciller alemana. «Yo misma experimenté cómo una parte de Alemania estaba controlada por la URSS. Estoy muy contenta de que hoy estemos unidos en libertad como República Federal de Alemania y que, por lo tanto, también podamos tomar decisiones independientes», replicó. Respecto a las muchas críticas recibidas desde la Casa Blanca por no gastar en defensa el 2% del PIB comprometido, recordó que es el segundo país con más tropas en misiones de la OTAN y una presencia «muy fuerte» Afganistán, donde los aliados intervinieron tras el ataque del 11-S.

Pendientes de Twitter

«Nosotros también defendemos los intereses de Estados Unidos», apostilló. Además, subrayó que Alemania está aumentando sus gastos militares y que en 2025 serán un 40% superiores a 2014, cuanto se fijó ese objetivo del 2% del PIB que día y noche invoca Trump para atacar a sus aliados europeos. Ayer, sin ir más lejos, les llamó «morosos». No sólo eso. A puerta cerrada, pidió a sus aliados que el polémico objetivo del 2% pase a ser 4%. «Primero, lleguemos al 2% y luego ya se verá. Mejor hablemos de lo que estamos de acuerdo», ironizó Stoltenberg al ser preguntado sobre esta nueva propuesta. Este año, sólo ocho de los 29 aliados alcanzarán ese 2% y en 2024, apenas una quincena.

El inicio de la cumbre fue explosivo y todos esperaban lo peor cuando a mediodía se anunció que ambos líderes se verían a solas a primera hora de la tarde. Y sí, Trump emuló al mejor Trump cambiando al registro por completo. «Tengo una muy, muy buena relación con la canciller», subrayó. Merkel, algo sorprendida por tantas flores, dijo que hablaron de comercio e inmigración, y aseguró que «somos buenos socios y queremos seguir cooperando en el futuro».

Todo iba tan bien... Pero claro, fue terminar la primera sesión de la cumbre, meterse en Twitter y volver a las andadas: «¿De qué sirve la OTAN si Alemania está pagando miles de millones de dólares a Rusia por gas y energía? ¿Por qué son sólo 5 de los 29 países han cumplido su compromisos? Estados Unidos está pagando por la protección Europea, y luego pierde miles de millones en el comercio. Deben pagar el 2% del PIB inmediatamente, no en 2025».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos