Las tropas de El-Asad recuperan Guta

La retirada del Ejército del Islam de la ciudad de Duma se convierte en la mayor victoria militar siria desde la toma de Alepo oriental

MIKEL AYESTARAN CORRESPONSAL JERUSALÉN.

El Ejército de Siria y sus fuerzas aliadas están a punto de proclamar su victoria más importante desde la reconquista de los barrios orientales de Alepo en 2016. Los medios oficiales sirios anunciaron el inicio de la retirada de los combatientes del Ejército del Islam de Duma, la ciudad más importante de Guta oriental y el último bastión de los grupos armados de la oposición en el cinturón rural de Damasco.

El grupo islamista, vinculado a Arabia Saudí, no hizo pública su rendición y parece que puede haber divisiones internas, pero en las imágenes ofrecidas por los medios sirios se vio la salida de los primeros autobuses tras un acuerdo alcanzado con la mediación de Rusia. Además de los combatientes y sus familias, de Duma salieron también los heridos y enfermos para poder recibir atención médica urgente.

La televisión oficial siria informó de la evacuación de 629 miembros del Ejército del Islam y sus familiares a bordo de doce autobuses a través del corredor del campo de refugiados palestinos de Al-Wafidín, que conecta Duma con la parte bajo control de las autoridades sirias y que fue el primero en abrirse.

La agencia Sana aseguró que el destino final de estos autobuses es Yarablús, ciudad al norte de la provincia de Alepo controlada por grupos armados sirios leales a Turquía. Un destino sorprendente ya que, en principio, todo apuntaba a que los grupos apadrinados por Riad llegarían a la provincia de Deraa, en el sur del país y en plena frontera con Jordania, pero no ha sido así. El Ejército de Islam sigue de esta manera los pasos de Ahrar al-Sham y Faylaq al-Rahman, las otras dos grandes facciones que dominaban Guta y que pactaron antes su salida con dirección a Idlib.

De acuerdo a los últimos datos difundidos por la Oficina de Coordinación Humanitaria (OCHA) de la ONU en Siria la semana pasada, en Duma quedaban entre 70.000 y 78.000 personas y a partir de ahora volverán a vivir bajo el control del Gobierno, como lo hicieron hasta 2011. Estos civiles, como todos los que se quedaron en Guta, han soportado cinco años de cerco militar y estas cinco últimas semanas con intensos bombardeos, en los que han muerto más de 1.500 personas, según activistas de la oposición.

Idlib, la siguiente

La victoria en Guta traslada el nuevo frente a la provincia de Idlib, lugar al que han llegado la mayoría de grupos armados tras alcanzar acuerdos con el Gobierno. El presidente ruso, Vladímir Putin, y el iraní, Hasán Rohaní, viajan a Ankara para celebrar mañana una cumbre centrada en la situación de Siria que presidirá Recep Tayyip Erdogan. Por encima de la ONU, son Turquía, Rusia e Irán quienes marcan las reglas en el conflicto y desde que lanzaron en enero de 2017 el llamado 'Proceso de Astaná', han logrado eclipsar los esfuerzos del organismo internacional en las estériles conferencias celebradas entre régimen y opositores en Ginebra.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos