Un tiroteo en una discoteca sobresalta de nuevo a una Alemania en tensión

Traslado de la víctima mortal del tiroteo en Constanza. :: afp/
Traslado de la víctima mortal del tiroteo en Constanza. :: afp

La Policía descarta un móvil terrorista en el kurdo iraquí afincado hace años en Constanza que mató a un vigilante con un fusil de asalto

R. C.

berlín. Un kurdo iraquí armado con un fusil de asalto M-16 mató ayer en la entrada de una discoteca de la ciudad alemana de Constanza a un guardia de seguridad e hirió a cuatro personas antes de ser abatido por la Policía, que desde el primer momento descartó un móvil terrorista en la acción. «Todo indica que estamos ante una pelea personal, que degeneró», declaró el fiscal de Constanza, Johannes-Georg Roth.

El agresor, de 34 años y radicado en la región cercana a Suiza desde 1991 con estatuto de refugiado político, era el yerno del dueño de la discoteca y tenía antecedentes por violencia y tráfico de drogas. Parece que ayer tuvo un primer altercado con un empleado del local de baile, tras el que salió o fue expulsado por el personal de seguridad. Regresó después con un fusil de asalto M-16, arma en servicio en las Fuerzas Armadas de EE UU, y disparó contra el vigilante de la entrada «un tiro en plena cara» mortal, según el fiscal. Luego vació un cargador en la entrada de la discoteca. Para entonces, el personal había logrado cerrar la puerta de acceso a la pista de baile, donde había centenares de clientos. Cuatro personas, entre ellas un agente, resultaron heridas por las ráfagas del M-16 antes de que al tirador le matara la Policía.

El incidente sobresaltó de nuevo a un país en tensión. El viernes, en Hamburgo, un palestino de 26 años a quien se le denegó la solicitud de asilo mató a cuchilladas a un cliente en un supermercado e hirió a otras seis personas. El hombre, vigilado por la Policía por peligro de radicalización islamista y psicológicamente inestable, fue detenido después de que cuatro inmigrantes ayudaran a reducirlo, informó el diario 'Bild', que los calificó de «héroes». Un afgano de 19 años, un turco de 35, un tunecino de 48 y un egipcio de 49 salieron al paso del agresor, armado con un cuchillo de 20 centímetros, en medio del caos reinante.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos