El tirador de Florida trata de esquivar la pena de muerte

La gente lleva flores a un improvisado altar cerca del lugar de la matanza. :: mark wilson / afp/
La gente lleva flores a un improvisado altar cerca del lugar de la matanza. :: mark wilson / afp

El abogado defensor alega que su autoinculpación «evitaría la celebración de un juicio traumático para las víctimas de la masacre»

A. M. PEREDA

Nikolas Cruz, el joven de 19 años detenido por el asesinato de 17 personas el pasado miércoles en un instituto de Florida, pretende autodeclararse culpable con el objetivo de evitar la pena de muerte. Según Howard Finkelstein, abogado de oficio del condado de Broward cuya oficina representa al asesino confeso, «se evitaría traumatizar a la población con un juicio en el que Cruz contaría detalles de la masacre».

En su opinión, se trata de «una oportunidad para dejar atrás el caso criminal y ayudar a que las familias de las víctimas comiencen a intentar retomar sus vidas, nuestra comunidad se recupere y descubramos cómo impedir que estas cosas vuelvan a suceder».

En busca de superar este cruento episodio, varios legisladores del Estado de Florida han mostrado su deseo de lograr los fondos necesarios para ayudar al Distrito Escolar de Broward a demoler el Edificio 12, donde se desencadenó el tiroteo. En su lugar, quieren construir nuevas aulas y un memorial en honor a las víctimas y sus familias. De esta forma, los alumnos no tendrán que revivir lo ocurrido cada día de su vida al asistir a clase.

LA CLAVESe recabarán fondos para construir nuevas aulas y un memorial en recuerdo de los fallecidos y sus familias

«Hay que demoler este edificio», advirtió el senador Bill Galvano, republicano por Bradenton, tras visitar la escuela. «Todo estaba regado por el horror. En los pasillos había gente corriendo y grandes manchas de sangre en las paredes», recordó.

Racista y homófobo

Por su parte, Finkelstein no mostró ninguna duda en declarar a Cruz «culpable» de herir a quince personas y asesinar a catorce estudiantes y tres miembros del personal del instituto Marjowy Stoneman Douglas de la localidad de Parkland, en el estado de Florida, del que había sido expulsado. «La única pregunta es, ¿debe vivir o morir?», cuestionó.

El autor de la matanza, del que se ha conocido que era una persona racista, homófoba y violenta, había participado en algún momento en la formación paramilitar de una banda supremacista llamada República de Florida.

En un chat privado a través de Instagram al que logró acceder la CNN, escribió: «Creo que voy a matar a gente», ante lo que uno de los miembros le sugirió que no dijera cosas así. Cruz replicó que sólo estaba bromeando, pero en su perfil publicó una foto de su «arsenal» en la que se observan por lo menos siete armas de fuego, muchas de las cuales había adquirido en el último año según la Policía, además de un chaleco antibalas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos