Stormy demanda al presidente para poder contar su 'affaire'

Stormy Daniels. :: reuters/
Stormy Daniels. :: reuters

La actriz porno, que cobró 105.000 euros por su silencio, pide al juez que invalide el acuerdo porque el magnate nunca llegó a firmarlo

R. C. NUEVA YORK.

Para ser alguien que ha cobrado 130.000 dólares (105.000 euros) por no hablar, Stormy Daniels se las ha ingeniado para decir mucho. Lo último a través de una demanda contra el presidente presentada en un tribunal de Los Ángeles, donde acusa a Donald Trump de no haber firmado el acuerdo de confidencialidad que tramitó su abogado y pide al juez que lo anule, dieciséis meses después de haber recibido el dinero.

La actriz porno que presuntamente mantuvo un affaire con el magnate mientras su esposa Melania amamantaba al bebé, canceló en plena campaña electoral una entrevista con la ABC en la que iba a contar los detalles de sus relaciones. Faltaban tres semanas para las elecciones. Una cinta del programa 'Access Hollywood' mostraba al candidato presumiendo de «cogerle el coño» a las mujeres cuando le daba la gana, pero él mismo aseguró que eso era «charla de vestuarios», no algo que realmente hiciera. La actriz porno, cuyo nombre real es Stephanie Clifford, podía haber dado cuenta de la moral del candidato, avalada con los mensajes de texto y llamadas telefónicas que se intercambiaron durante varios meses.

Presionada e intimidada

Fue entonces cuando intervino el abogado personal de Trump, Michael Cohen, al que la actriz acusa de presionarla e intimidarla para que firmase un acuerdo de confidencialidad que estuvo a punto de deshacerse por falta de pago. El dinero llegó por fin a su cuenta doce días antes de las elecciones, según los documentos a los que ha tenido acceso 'The Washington Post'. Para encubrir su origen, el letrado creó una empresa cuyo único propósito era formalizar el pago, que salió de su propio bolsillo. Algunas fuentes aseguran que Cohen está indignado porque Trump aún no se lo ha devuelto. En tal caso, podría considerarse como una donación a su campaña que no fue declarada en su momento a la Comisión Electoral. Otro dolor de cabeza.

Stormy Daniels sostiene que, a medida que el asunto ha salido a la luz, han vuelto las presiones, lo que la habría motivado a anular el acuerdo en los tribunales. El mercado, más interesado que nunca, puede ser hoy incluso más rentable, pero será el juez el que decida si puede renegociar los términos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos