Sarkozy, imputado por corrupción

El expresidente francés Nicolas Sarkozy, ayer durante un receso del interrogatorio. :: B. Tessier / reuters/
El expresidente francés Nicolas Sarkozy, ayer durante un receso del interrogatorio. :: B. Tessier / reuters

El expresidente francés sale libre con cargos y medidas cautelares tras dos días de interrogatorios policiales bajo arresto

FERNANDO ITURRIBARRÍA CORRESPONSAL

parís. Nicolas Sarkozy fue imputado anoche por la presunta financiación ilícita de su victoriosa campaña presidencial de 2007 con fondos procedentes del régimen libio de Muamar Gadafi. El presidente francés salió libre con cargos de dos días consecutivos de interrogatorios bajo arresto, en los locales de la Policía Judicial en Nanterre, a las afueras de París. Se trata de la tercera inculpación del líder conservador, retirado de la política activa pero muy influyente en la derecha gala, que hasta ahora no ha sido condenado en los distintos casos abiertos contra él tras abandonar el Elíseo en 2012 y perder la inmunidad inherente a la jefatura del Estado.

Los tres jueces instructores del sumario, incoado hace cinco años, inculparon a Sarkozy, de 63 años, los cargos de corrupción pasiva, financiación ilegal de campaña electoral y receptación de fondos públicos libios. Los magistrados se desplazaron a media tarde hasta la sede de la Oficina Central de la Lucha contra la Corrupción y las Infracciones Financieras y Fiscales para notificar en persona su decisión al interesado. Sarkozy, que niega las acusaciones, ha sido sometido a medidas cautelares para que no entorpezca las investigaciones.

Horas antes Saif al-Islam Gadafi, uno de los hijos del coronel difunto, había reiterado sus acusaciones contra el expresidente francés en una entrevista concedida al portal 'Africanews'. «Tengo todavía pruebas sólidas contra Sarkozy y aún no he sido escuchado como testigo en este caso», declaró antes de mencionar a dos cargos del régimen derrocado también dispuestos a colaborar con los jueces de París. «Abdallah Senoussi, exdirector de los servicios de información libios, posee una grabación de la primera reunión de Sarkozy y Gadafi en Trípoli antes de su campaña electoral», dijo.

LA CLAVESe le acusa de haber recibido fondos del régimen libio de Gadafi para su campaña de 2007

Senoussi, que era cuñado de Gadafi, testificó en septiembre de 2012 ante la Corte Penal Internacional que supervisó «personalmente» una transferencia de dinero en metálico a París. «La suma de cinco millones de euros fue abonada para la campaña del presidente francés Nicolas Sarkozy entre 2006 y 2007. Confirmo que esa suma fue recibida por Sarkozy», declaró entonces. Este antiguo jefe de los servicios secretos fue condenado en rebeldía en 1999 por la Justicia gala junto a cinco colaboradores por organizar el atentado contra un avión francés que en 1989 se estrelló en Níger con 170 personas a bordo.

Amenazas de muerte

En sus nuevas declaraciones el hijo de Gadafi citó también a Bechir Saleh, su principal gestor financiero, «que está listo para testificar a pesar de las amenazas de muerte». Exiliado en Sudáfrica, el pasado 23 de febrero ingresó en un hospital de Johannesburgo con seis heridas de bala en el pecho tras ser tiroteado en uno de los extraños episodios del caso.

No menos misteriosa fue la aparición en 2012 de Choukri Ghanem, exministro del Petróleo, ahogado en el río Danubio a su paso por Viena. Según uno de los mensajes enviados a Hillary Clinton y revelados por WikiLeaks, la policía austriaca e Interpol juzgan «altamente sospechosa» la muerte repentina de ese personaje central en las transacciones financieras del régimen de Gadafi. En su agenda, en poder de los jueces, en la página correspondiente al 29 de abril de 2007 figura una partida de 6,5 millones de euros destinada a Sarkozy.

Saif al-Islam Gadafi fue la primera personalidad libia que incriminó en público al entonces presidente francés. «Sarkozy tiene que devolver el dinero que aceptó de Libia para financiar su campaña electoral», declaró a Euronews el 19 de marzo de 2011 cuando comenzaron los bombardeos franco-británicos en el país norteafricano. Ocho días antes Sarkozy se había convertido en el primer jefe que reconocía el Consejo Nacional de Transición y reclamaba una intervención militar en apoyo de los rebeldes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos