Rusia responde a EE UU con una nueva ley contra medios de comunicación

Equipo móvil del canal de televisión Russia Today. :: afp
/
Equipo móvil del canal de televisión Russia Today. :: afp

Considerará «agentes extranjeros» a las cadenas con financiación exterior, tal y como ha dispuesto Washington respecto al canal Russia Today

RAFAEL M. MAÑUECO MOSCÚ.

La decisión de las autoridades estadounidenses de conminar al canal de televisión ruso Russia Today (RT) a registrarse como «agente extranjero», por su presunta labor de apoyo a la candidatura de Donald Trump durante la pasada campaña electoral y de zapa contra la de Hillary Clinton, ha provocado lo que el Ministerio de Exteriores ruso llama «medida simétrica».

En trámite de urgencia, la Duma (Cámara baja del Parlamento ruso) aprobó ayer por unanimidad en tercera y definitiva lectura una enmienda a la ley sobre «agentes extranjeros» que incluirá a partir de ahora también a los medios de comunicación no rusos. Esta nueva normativa entrará en vigor una vez reciba el respaldo del Consejo de la Federación (Cámara alta) y sea firmada por el presidente Vladímir Putin.

Su aplicación afectará en primer lugar al canal internacional estadounidense CNN y a las emisoras Radio Liberty y la Voz de América, también a la televisión alemana Deutsche Welle. Es decir, a todos aquellos medios de comunicación extranjeros con difusión dentro de Rusia tanto de forma escrita como audiovisual, y que estén financiados desde fuera del país. Esta modificación de la ley de «agentes extranjeros», recalcan en la Duma, no se extenderá a las corresponsalías extranjeras de medios sin difusión en Rusia.

LAS CLAVES Las empresas incluidas en la nueva lista deben detallar el dinero que reciben y cómo lo gastan La ley no se extenderá a las corresponsalías de medios sin difusión en este país

En adelante, habrá que realizar el registro como «agente extranjero», si se dan los requisitos contemplados legalmente, a fin de evitar sanciones o la expulsión. El organismo encargado de supervisar que nadie escapa a la norma será el Ministerio de Justicia ruso. La inclusión en la lista de agentes extranjeros obliga a detallar periódicamente el dinero que se recibe desde fuera y cómo se gasta. También a informar sobre la actividad del medio en cuestión.

La ley sobre «agentes extranjeros» fue adoptada en Estados Unidos en 1938 para luchar contra la propaganda nazi. Durante la época soviética se aprobó una legislación algo similar contra la disidencia, y en Rusia data de 2012, aunque dirigida más bien contra las ONG financiadas desde el exterior. Esta ley se enmendó en 2015 para incorporar también a empresas y fundaciones extranjeras. Surgió además el término «indeseable», cuya tipificación supone su inmediato cierre y expulsión del país.

Para evitar males mayores y ante el requerimiento lanzado por el Departamento de Justicia de Estados Unidos, el lunes, RT procedió a darse de alta en el registro de «agentes extranjeros» (FARA) para evitar una posible intervención de las cuentas bancarias del canal. La actitud de las autoridades estadounidenses fue duramente criticada por la dirección rusa. Putin calificó las medidas tomadas contra RT de «ataque contra la libertad de expresión» y advirtió que habría medidas de respuesta. Su portavoz, Dmitri Peskov, ha asegurado, refiriéndose a la ley aprobada por la Duma, que «no podíamos hacer otra cosa. Estos ataques no podían quedar sin respuesta».

RT, que emite en inglés, español y árabe, sostiene desde su creación que no pretende otra cosa más que ofrecer «un punto de vista alternativo» a los «postulados predominantes en la prensa occidental» y «transmitir la percepción rusa de los hechos». Sin embargo, son muchos los países del mundo los que vinculan a este canal ruso con una labor de propaganda, manipulación e intoxicación de un enorme potencial desestabilizador. A RT se le acusa de haber difundido noticias sesgadas, medias verdades e incluso mentiras que han podido influir en las elecciones en diversos países y en la crisis de Cataluña.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos