Rusia y China acusan a EE UU de agravar la tensión con Maduro

Un miembro de la milicia enseña a una mujer usar un rifle. :: reuters/
Un miembro de la milicia enseña a una mujer usar un rifle. :: reuters

Zapatero y los otros expresidentes mediadores se suman a las críticas de Moscú y Pekín a las sanciones

MILAGROS L. DE GUEREÑO CORRESPONSAL

la habana. Si la idea de Washington al aplicar las primeras sanciones económicas contra Venezuela como país era aislarla, y lo ha logrado parcialmente en la región, no ha dado resultado con Rusia y China. Las dos potencias saben de castigos. Ayer, portavoces de ambos Gobiernos -como si se hubieran puesto de acuerdo-, advirtieron casi simultáneamente de que las limitaciones económicas, que buscan cerrar al chavismo el grifo del cobro de dividendos y bonos, lejos de solucionar el problema lo agravan. Opinión que comparten los expresidentes mediadores Zapatero (España), Torrijos (Panamá) y Fernández (República Dominicana).

La portavoz del ministerio de Exteriores de Rusia, María Zajárova, acusó a Estados Unidos de que «estas sanciones contra los sectores financiero y petrolero de Venezuela tienen como objetivo (...) agravar los problemas económicos». «La propia lógica de las sanciones conduce al agravamiento de las tensiones», insistió.

Su homóloga china, Hua Chunying, abundó en que la historia ha demostrado que «la injerencia externa» y «las sanciones unilaterales» harán la situación «aún más complicada» y no ayudarán a «resolver el problema real». La dirigente comunista anticipó que Donald Trump no logrará alcanzar sus objetivos y que, en base al principio del respeto a la soberanía, la independencia y la no interferencia en asuntos internos de otras naciones, «el problema actual en Venezuela debe ser resuelto por el Gobierno venezolano y el propio pueblo».

Por otra parte, el pronunciamiento de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) apoyando las sanciones provocó el nuevo rechazo del Gobierno chavista. Ayer, Delcy Rodríguez, presidenta de la Asamblea Nacional Constituyentes, denunció que, más que dañar al Estado, las sanciones dañan al pueblo, porque dejan al país «sin poder pagar comida y alimento» de hombres, mujeres y niños. Está previsto que el 1 de septiembre Nicolás Maduro anuncie las contramedidas venezolanas.

La MUD expresó en un comunicado que las «sanciones de quien sea a vagabundos, violadores de derechos humanos y saqueadores de los recursos públicos siempre contarán con nuestro apoyo, en ausencia de una justicia imparcial en Venezuela».

Fotos

Vídeos