Rusia acusa a EE UU de ser el instigador de la campaña de expulsiones de diplomáticos

Entrada de la embajada rusa en Washington, una de las tres únicas que siguen abiertas en EE UU. :: efe/
Entrada de la embajada rusa en Washington, una de las tres únicas que siguen abiertas en EE UU. :: efe

El Kremlin sostiene que Washington ha realizado «colosales chantajes y presiones» a países que carecen de políticas independientes

RAFAEL M. MAÑUECO MOSCÚ.

El ministro ruso de Exteriores, Serguéi Lavrov, cree que las expulsiones de diplomáticos rusos por el envenenamiento del exagente Serguéi Skripal y su hija es una campaña orquestada por EE UU, más que por Reino Unido, mediante «colosales presiones y chantajes» a sus aliados. Lavrov considera que esa es la «forma habitual» con la que actúa Washington y lamenta que el déficit en el mundo de «países con políticas independientes» propicie tales situaciones. El canciller ruso avisa que habrá respuesta a las medidas que Occidente, con EE UU a la cabeza, está coordinando contra su país.

Serguéi Lavrov dijo todo esto a un grupo de periodistas en Tashkent, la capital de Uzbekistán, en donde se encontraba ayer para participar en una conferencia sobre Afganistán. Refiriéndose concretamente a la treintena de expulsiones decretadas por la mayoría de los países de la UE, el jefe de la diplomacia rusa manifestó que «cuando nos piden que saquemos de sus países a uno o dos de nuestros diplomáticos, mientras al oído nos susurran disculpas, sabemos sin lugar a dudas que estamos ante una presión colosal, un chantaje colosal, que hoy día lamentablemente es el principal instrumento que utiliza Washington en la escena internacional».

A este respecto, Lavrov deploró que «estábamos en lo cierto cuando afirmábamos reiteradamente que en el mundo actual, en la Europa de hoy, quedan muy pocas naciones independientes». Las medidas contra Moscú en solidaridad con Londres han sido adoptadas no solo por países de la UE y EE UU, también por Australia, Canadá, Moldavia, Noruega y Ucrania.

LA CLAVEMoscú avisa de que habrá respuesta a las medidas de Occidente y será Putin el que determine el castigo

El titular de Exteriores ruso advirtió de que el Kremlin no se quedará de brazos cruzados. «Responderemos, no lo duden, nadie quiere tener que aguantar zafiedades como esas, y nosotros tampoco las vamos a soportar», aseguró. Fuentes del gabinete de Lavrov hablaban ayer de contramedidas «severas» de Moscú contra Occidente.

Un comunicado del Ministerio de Exteriores ruso difundido el lunes expresaba las más «enérgica protesta» por las expulsiones «injustificadas» de diplomáticos rusos. La nota señalaba que el paso dado por la UE y EE UU en represalia por el ataque contra Skripal «es una provocación, un gesto hostil que no ayudará a esclarecer las causas ni la identidad de los culpables». El término más repetido para definir la réplica de Moscú es «simétrica». Sin embargo, también se dijo que con Londres se actuaría de esa manera y las contramedidas rusas fueron más allá, ya que, además de la expulsión de 23 diplomáticos, fueron cerrados el British Council y el consulado de Reino Unido en San Petersburgo.

«Bomba retardada»

Esta vez, según el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, será también el presidente, Vladímir Putin, quien determine las medidas a adoptar contra todos los países que han expulsado funcionarios de las legaciones diplomáticas rusas.

Por su parte, la portavoz de Exteriores rusa, María Zajárova, dijo ayer que «Reino Unido, que se va de la UE tras votar el 'Brexit', pide solidaridad y coloca así una bomba de efecto retardado en las futuras relaciones entre Rusia y la UE». Moscú ha negado desde el principio tener nada que ver con el envenenamiento de el exagente y considera que todo se trata de una conspiración para desacreditar a Moscú en la víspera del Mundial de Fútbol este verano.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos