Rohani mira a Europa para proteger el pacto nuclear ante Trump

Rohani se reunió con Federica Mogherini, responsable de política exterior de la UE. :: reuters

El clérigo moderado toma posesión de la presidencia de Irán acosado por los más conservadores

MIKEL AYESTARAN JERUSALÉN

Tres meses después de ser reelegido presidente de Irán con el 57% de los votos, Hasán Rohani tomó ayer posesión de su cargo. El clérigo moderado afronta esta nueva etapa con una creciente doble presión, exterior y doméstica, a la que deberá hacer frente en este segundo mandato de cuatro años que arrancó con una ceremonia en la que estuvieron presentes en Teherán dirigentes de todo el mundo, entre ellos Federica Mogherini, responsable de política exterior de la Unión Europea. El gran éxito del primer Gobierno de Rohani fue la firma del pacto nuclear con Occidente, que, sin embargo, está en la cuerda floja desde la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca, para quien se trata «del peor acuerdo posible», aunque de momento lo respeta.

A nivel interno, Rohani no supera las diferencias con los sectores más conservadores del régimen, como la Guardia Revolucionaria, y se enfrenta además al malestar de los reformistas que le apoyaron para ganar la presidencia y ahora le echan en cara que no vaya a elegir mujeres y rostros jóvenes para su nuevo Gobierno. A esto hay que sumar la detención hace tres semanas de su hermano y exembajador de Irán ante la ONU, Hossein Fereydoun, acusado de varios delitos de corrupción por la Justicia iraní, que está en manos ultraconservadoras. El arresto fue interpretado por algunos expertos como una medida de presión por parte de este sector del régimen que no ha podido ganar en las urnas a Rohani en los dos últimos comicios.

LA CLAVE «Las violaciones de los compromisos de EE UU y las nuevas sanciones a Irán repercuten negativamente»

En su discurso de investidura, Rohani manifestó que su país no será el primero en incumplir el acuerdo nuclear, pero dijo que «no se quedará de brazos cruzados ante las violaciones de EE UU». El clérigo mantuvo un encuentro con Mogherini y le expresó su satisfacción ante «el progreso experimentado en las relaciones con la UE durante los últimos cuatro años», pero advirtió a la jefa de la diplomacia europea de que «las repetidas violaciones de los compromisos que ha cometido Estados Unidos, junto a las nuevas sanciones que ha impuesto sobre Irán (relativas al programa balístico), han repercutido negativamente en la opinión pública y podrían afectar la aplicación del acuerdo nuclear».

El guiño a Europa llegó también por parte de Alí Akbar Velayati, asesor del Líder Supremo, Alí Jamenéi, que pidió a Bruselas «una política más independiente respecto a Irán», según informaron los medios estatales. Los iraníes ofrecen a cambio oportunidades de inversión en el sector energético, del petróleo, gas y petroquímicos.

El presidente tiene dos semanas para presentar al Parlamento los 18 miembros de su nuevo Gobierno. Si a lo largo de la campaña la situación económica fue el tema estrella de los debates y mítines, en las últimas semanas la posible formación de un Ejecutivo sin espacio para mujeres y rostros jóvenes ha eclipsado al resto de asuntos. La abogada especializada en derechos de la mujer, Jila Baniyaghoob, declaró a 'The New York Times' que «le apoyamos para que fuera reelegido, pero no hay sitio para nosotras. Está claro que Rohani no cree en las capacidades de las mujeres y es frustrante».

Según el diario estadounidense, el presidente estaría consensuando con el Líder Supremo cada nominación para evitar nuevos problemas en la cámara con los sectores ultraconservadores. El ministro de Relaciones Exteriores, Mohamad Javad Zarif, y el del Petróleo, Bijan Namdar Zangané, se presentan como los dos únicos fijos para seguir al frente de sus carteras, según recogen los medios locales.

Más

Fotos

Vídeos