Redada nocturna contra rivales de Maduro

Manifestantes
antichavistas, en
una reciente
marcha a favor de
la libertad para
Leopoldo López, 
que tras ser 
excarcelado
ayer volvió a
prisión. :: reuters/
Manifestantes antichavistas, en una reciente marcha a favor de la libertad para Leopoldo López, que tras ser excarcelado ayer volvió a prisión. :: reuters

Agentes del Gobierno detienen a Leopoldo López y Antonio Ledezma y los llevan a prisiónEl Gobierno asegura que los dos líderes antichavistas, que cumplían arresto domiciliario, «planeaban fugarse»

MILAGROS LÓPEZ DE GUEREÑO L A HABANA.

«Parezco Sadam Huseín», decía Nicolás Maduro el 15 de julio al bromear sobre los nuevos uniformes del Ejército. El lunes lucía una chaqueta de cuello Mao, que le daba un aire al dictador soviético Josef Stalin, para decirle a Estados Unidos y a la comunidad internacional que le pide que suspenda la Asamblea Nacional Constituyente que no obedece «órdenes imperiales». Pero como si el hábito hiciera al monje, muy poco después Antonio Ledezma y Leopoldo López eran detenidos de nuevo en sus domicilios, donde cumplían arresto.

El dirigente de Voluntad Popular Freddy Guevara enfatizó que los arrestos se hicieron «para meternos miedo y desmoralizarnos, cuando los que están así después del 30- J son ellos». Guevara agregó que no detendrán «la rebelión» y dijo que «la dictadura tiene su tiempo contado».

Miembros del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin) irrumpieron en sus respectivos domicilios y se los llevaron. Por la mañana se confirmó que ambos estaban de regreso en la prisión militar de Ramo Verde, según el Gobierno, porque «planeaban fugarse». Además, según el Tribunal Supremo de Justicia, el arresto fue por su «incumplimiento», pues tenían prohibido realizar proselitismo político y emitir declaraciones ante cualquier medio.

No es casualidad que la medida se tomara tras conocerse el resultado de las elecciones en las que según el oficialismo votaron ocho millones de personas mayoritariamente a favor de la Constituyente. Y justo después de que Ledezma, exalcalde metropolitano de Caracas, difundiera un sorpresivo vídeo de unos 20 minutos afirmando que el «Gobierno de Maduro perdió su legitimidad», destacando lo «imposible» de que hubieran sacado «más votos de los que sacó Chávez en sus mejores tiempos» y que «hay chavistas que no son maduristas y maduristas que ya dejaron de creer en esta estafa».

Sin embargo, el mensaje de Ledezma fue particularmente duro con la misma oposición. Dijo que es necesario que sus líderes dialoguen «con sinceridad», con «franqueza y confianza», «sin sectarismo ni secretismo» y «sin agendas ocultas o proyectos individuales que estén por encima de los intereses del país» y poniendo por delante a Venezuela, «de corazón no de la boca para afuera (...) para que se pueda articular una estrategia» y no caer en contradicciones. «Tenemos que admitirlo. A veces nosotros mismos confundimos a la gente: marche mañana, no marche mañana, pare mañana, no pare mañana, marche a las 12, no marche a las 12. Esos son pequeños detalles que a veces conspiran contra el buen rumbo de nuestros esfuerzos».

Poco después de difundirse este vídeo se llevaron a Ledezma de su casa. En unas imágenes grabadas en su edificio y subidas a internet se escuchan los gritos avisando a los vecinos. «Se llevan a Ledezma, se llevan a Ledezma», que aparece en pijama.

A continuación una decena de agentes metían en una camioneta del Sebin al fundador de Voluntad Popular, Leopoldo López, que había sido excarcelado el 8 de julio tras cumplir tres años y medio de condena. «Se acaban de llevar a Leopoldo de la casa. No sabemos donde está ni a dónde lo llevan. Maduro es responsable si algo le pasa», escribió en Twitter Lilian Tintori, la esposa de López. Ayer, ambos aparecían juntos en un vídeo grabado por si ocurría lo que finalmente sucedió. En la grabación López muestra la tobillera electrónica, informa que Lilian está embarazada y hace hincapié en la necesidad de «no rendirse».

«Orgulloso»

Maduro ha hecho caso omiso a las advertencias internacionales. Tampoco le importan las sanciones, con él ya suman catorce los miembros de la cúpula chavista que no pueden entrar en Estados Unidos y a los que sus bienes o cuentas se les han congelado. «I'm so proud (estoy orgulloso, dijo en inglés macarrónico), mr. Donald Trump, dale pa'lante, pues. Se me sanciona porque no obedezco órdenes de gobiernos extranjeros».

Sin embargo, el otro destacado líder opositor, Henrique Capriles, confía en que pese a la elección a la Constituyente, que ve como un intento de «consolidar la dictadura», habrá cambio de Gobierno. «Disculpen pero frente a lo ocurrido soy muy optimista (...) lo de ayer fue un fracaso histórico, la peor derrota sufrida por el oficialismo en su historia y en la historia del país. Para mí es definitivamente el inicio del tan ansiado y demorado cambio político, indicó ayer.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos