«Queda mucho, mucho por hacer» en la crisis migratoria, reconoce Merkel

Merkel visitó ayer una antigua prisión de la policía política (Stasi) de la extinta RDA en Berlín este. :: reuters

La canciller alemana propone que la UE acoja a más refugiados y ofrece aumentar en 50 millones la aportación de su país para esta tarea

MARÍA MOLINOS BERLÍN.

Angela Merkel volvió a poner ayer sobre la mesa europea la cuestión de los refugiados. «Queda mucho, mucho por hacer», dijo la canciller alemana, que apuntó que Libia es un elemento clave en esta crisis. Además, anunció más dinero de Berlín para las organizaciones internacionales que trabajan en este ámbito y se mostró a favor de que la UE acoja a más refugiados, tal y como pretende la ONU y pese a las reticiencias de algunos socios.

La migración a través de Libia es un «reto» para Europa, valoró Merkel. La situación política en el país norteafricano es «difícil» -con un poder dividido que no controla todo el territorio-, pero la UE está asumiendo progresivamente su «responsabilidad» en esta cuestión, afirmó en relación al apoyo político al Ejecutivo de unidad nacional y las misiones de formación de los guardacostas libios. Además, apuntó que es una tarea pendiente mejorar las condiciones en los centros de internamiento de los migrantes. La idea es acabar logrando con su Gobierno un acuerdo similar al que la UE firmó con Turquía, de tal forma que Libia impida que los migrantes se echen al mar para llegar a Europa a cambio de dinero.

No obstante, el objetivo principal de la EU debe ser «combatir las causas» de la migación en «los lugares de origen», explicó la canciller. Evitar que quienes huyen de la guerra, la persecución política o la pobreza se «jueguen la vida» en el Mediterráneo y se «pongan en manos de las mafias» que trafican con seres humanos.

Merkel anunció asimismo que Alemania está dispuesta a aportar hasta 50 millones más este mismo año a la ONU y a la Organización Internacional para las Migraciones para que puedan seguir trabajando en este ámbito. Que no sea por una cuestión de dinero, dijo la canciller.

La canciller calificó además de «asumible» la propuesta del alto comisionado de la ONU para los Refugiados, Filippo Grandi, que se está planteando pedir a la Unión europea que doble la cuota de refugiados que acepta anualmente. De los menos de 20.000 que acoje actualmente a unos 40.000. En opinión de Merkel esta cifra es manejable para un bloque con 500 millones de habitantes.

No obstante, la jefa del Gobierno alemán reconoció que en el tema del reparto de refugiados por cuotas persisten serias diferencias entre los socios europeos. No dio nombres, pero es conocido que Hungría y Polonia se niegan a acoger asilados. La Unión Europea lleva meses tratando de alcanzar un acuerdo en este asunto. Sin éxito. En este contexto, Merkel avanzó que la migración será uno de los temas principales de la cumbre que mantendrá a finales de agosto en París con el presidente francés, Emmanuel Macron, el primer ministro italiano, Paolo Gentiloni, y el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy. Este formato es «más fácil» para lograr avances, reconoció.

Fotos

Vídeos