Putin se da un baño de masas a dos semanas de las elecciones

Putin saluda a sus simpatizantes en un acto electoral en Moscú. :: efe/
Putin saluda a sus simpatizantes en un acto electoral en Moscú. :: efe

El presidente ruso está tan seguro de su victoria en las urnas el próximo 18 de marzo que ni siquiera participa en debates

RAFAEL M. MAÑUECO CORRESPONSAL MOSCÚ.

Breve, pero con acompañamiento multitudinario, fue ayer la presencia del presidente Vladímir Putin en el estadio moscovita de Luzhnikí. Según el Ministerio del Interior, acudieron 130.000 personas que respondieron «sí» en coro a todas la preguntas que les hizo Putin sobre el futuro «brillante» que le espera a Rusia. «¿Somos todos un equipo?», «da» (sí en ruso), contestó la multitud a Putin. «Queremos que nuestro país sea deslumbrante, que mire hacia adelante, hacia el futuro, que nosotros, nuestros hijos y nietos seamos felices. ¿Lo haremos?». «Si lo hacemos, los próximos decenios, todo el siglo XXI, discurrirá bajo el signo de nuestras victorias más fulgurantes», prometió. «¿Lo haremos?», a lo que el público volvió a contestar de forma afirmativa.

Después, Putin dijo que en el mitin estaban los miembros de la selección de hockey sobre hielo, ganadora de la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Invierno, recordando que, como consecuencia de la sanción del COI, «nuestro equipo cantó el himno, pero no se escuchó la música». Así que, prosiguió, «hagámoslo ahora juntos con acompañamiento de la música de nuestro himno nacional, ¿lo hacemos?», llamamiento que obtuvo el mismo «sí» atronador. Lo entonaron el primer mandatario ruso, candidato favorito a las presidenciales del próximo 18 de marzo, las personas que le acompañaban y las personas que llenaba las gradas.

Tras diez minutos en el acto, Putin abandonó el recinto para dar paso a un concierto. La inmensa mayoría de los asistentes eran jóvenes que, según noticias difundidas por algunos medios, fueron conminados a acudir bajo la amenaza de «dificultades» en los exámenes si se negaban.

Con su aparición en actos oficiales, como el del jueves en el belicoso discurso que pronunció ante las dos cámaras parlamentarias, Putin debe considerar que ya es suficiente. No participa en debates y el mitin de ayer ha sido el más breve de sus 18 años de vida política. Su seguridad en la victoria el 18 de marzo parece plena.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos