Primer atropello mortal por un vehículo sin conductor en una vía pública en Arizona

R. C. PHOENIX.

Una mujer falleció el domingo por la noche atropellada por un coche autónomo de la compañía Uber en la ciudad de Tempe, a las afueras de Phoenix (Arizona). El siniestro, el primero ocurrido en una vía pública protagonizado por un vehículo sin conductor en Estados Unidos, ocurrió cuando la mujer cruzaba la calle.

Según la policía, la víctima fue evacuada hasta un hospital, en el que falleció tras su ingreso. Los investigadores tratan de averiguar qué ocurrió en el vehículo, un SUV Volvo XC 90 que en el momento del accidente circulaba en modo autónomo, pero que llevaba a una persona sentada en el asiento del conductor.

Uber, la compañía propietaria del vehículo, anunció a través de las redes sociales que colaborará en la investigación. Además, anunció que suspende por el momento los servicios en pruebas con vehículos autónomos en situaciones de tráfico real en las localidades estadounidenses de Tempe, Pittsburgh y San Francisco y en la canadiense de Toronto.

Y es que este siniestro no es el primero que sufre un vehículo autónomo de esta compañía en circulación real. Uber había reanudado hace poco más de un año las pruebas tras haberlas suspendido a consecuencia de otro accidente ocurrido también en Arizona. Los técnicos realizaron una reprogramación de las cámaras y radares de los vehículos para que interactuasen de manera más efectiva ante un vehículo, peatón u otro tipo de obstáculo.

Uber ofrecía a sus clientes en Tempe la posibilidad de elegir entre un coche con chófer u otro con conductor, pero con tecnología autónoma. Mientras que en Estados Unidos la circulación de vehículos autónomos está permitida bajo la supervisión técnica en vías urbanas, en España todavía está lejos de ser una realidad. Ni las infraestructuras permiten esa circulación ni hay una legislación al respecto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos