Perú confía en Vizcarra para recuperar el equilibrio

Un hombre lee el periódico en medio de un dispositivo de seguridad, ayer cerca del Palacio de Gobierno en Lima. :: Mariana Bazo / reuters/
Un hombre lee el periódico en medio de un dispositivo de seguridad, ayer cerca del Palacio de Gobierno en Lima. :: Mariana Bazo / reuters

El primer vicepresidente y embajador en Canadá jurará hoy como mandatario del país con el reto de finalizar la legislatura de Kuczynski

MILAGROS LÓPEZ DE GUEREÑO LA HABANA.

Pedro Pablo Kuczynski fue presidente de Perú durante 602 días hasta su obligada renuncia por la fuerza aplastante de los escándalos en los que se ha visto envuelto. A partir de hoy, su primer vicepresidente y hasta ahora embajador en Canadá, Martín Vizcarra, asumirá el cargo hasta completar el mandato que finalizará en 2021. Ante la incertidumbre generada por la crisis política, una de las primeras decisiones de este ingeniero de 55 años ha sido confirmar la celebración en Lima, el 13 y 14 de abril, de la VIII Cumbre de las Américas. El Congreso, por su parte, ultimaba durante la sesión de ayer la aprobación de la renuncia de Kuczynski y debatía el desafuero de los diputados que participaron en la compra de votos que acabó precipitando su dimisión. Mientras, políticos y ciudadanos pedían en la calle nuevas elecciones como, según encuestas, quiere la mitad de la población.

Vizcarra esperó en Otawa en silencio mientras reventaba la crisis. Ayer celebró su cumpleaños en el avión que lo conducía a Lima. Al confirmar que regresaba para ponerse «a disposición del país, respetando lo que manda la Constitución; ¡el Perú primero!», dejó patente su indignación «por la situación actual, como la mayoría de los peruanos. Pero tengo la convicción en que juntos demostraremos una vez más que podemos salir adelante».

EL SUCESOR

Moderado y de provincias
Martín Vizcarra es un tecnócrata austero y sin vínculos con la élite empresarial o los partidos políticos tradicionales. Quienes lo conocen resaltan la sencillez de este campeón nacional senior de frontón, natural del Estado de Moquegua.

El vicepresidente no partió de Canadá hasta conocer la renuncia con la que Kuczynski evitó el mal rato de verse destituido. Un mero trámite que estaba previsto para ayer, pues más de 95 diputados iban a votar en su contra en una moción de censura. El mandatario, de 79 años, a quien la Fiscalía prohibió salir del país, había colocado a Vizcarra como su segundo a pesar de que Mercedes Araoz aspiraba a ese puesto. Ella debió conformarse con la segunda vicepresidencia, pero en el día a día se convirtió en su mano derecha y ahora está a punto de perder su aforamiento.

Al final, el escándalo de los sobornos de constructora brasileña Oderbrecht ha pasado factura al mandatario más longevo del país. Acusado de haber pasado por caja cuando era ministro de Alejandro Toledo, se libró en diciembre de un voto de censura gracias a Kenji Fujimori y 9 de sus diputados. Pero Keiko Fujimori, líder de Fuerza Popular y contraria al pacto que logró el indulto de su padre, difundió el martes un vídeo donde se escucha al ministro Bruno Giuffra y a parlamentarios del bloque de su hermano menor ofrecer obras a cambio de no apoyar entonces la destitución.

Una jubilación en peligro

Con tamaña evidencia, Kuczynski reunió de emergencia a su Gabinete y dimitió. Hace algún tiempo decía añorar la jubilación para pasear con su moto Harley Davidson, pero podría acabar en la prisión. La Fiscalía busca procesarlo por blanqueo de activos.

Vizcarra tendrá el reto de superar la profunda crisis política. Podría conseguirlo apoyándose en las regiones y conciliando posturas en todos los sectores políticos. A su favor cuenta con su distanciamiento de Kuczynski por sus discrepancias con la línea derechista del Gobierno. También con el éxito alcanzado como gobernador de Moquegua, su Estado natal, origen del que presume y de donde también son su esposa, maestra de profesión, y sus cuatro hijos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos