Un perro que mató a una mujer y a su hijo podría salvarse del sacrificio por una petición popular

Un perro que mató a una mujer y a su hijo podría salvarse del sacrificio por una petición popular

El animal, un terrier llamado Chico, «había sido entrenado para ser una máquina de combate»

ABC

Un perro que debía ser sacrificado después de asesinar a sus dueños podría seguir con vida después de que las autoridades alemanas reconocieran haber cometido un error y contemplaran una petición realizada a nivel nacional para salvarlo. A través de la plataforma Change.org, más de 25.000 personas han pedido que siga con vida.

El perro, un terrier llamado «Chico», fue capturado por los bomberos tras irrumpir en un piso cerca de Hannover el martes pasado donde encontraron los cuerpos de sus dueños, llamados Lezime K, de 52 años, y Liridon, su hijo, de 27. Una autopsia puso de manifiesto que habían muerto desangrados después de ser atacados por el animal, informa «The Guardian».

En un principio, el perro debía ser sacrificado pero después de que más de 250.000 personas firmaran una petición titulada «Let Chico Live» (del inglés «Dejad a Chico vivir»), Udo Möller, un portavoz de la ciudad, dijo que las autoridades habían cometido un error puesto que debían haber alejado al animal de sus dueños ya que tenían conocimiento de que había sido entrenado para luchar, según informa hoy ABC.

Möller dijo que las autoridades estaban investigando la posibilidad de colocar al animal en una instalación segura para perros con dificultades de comportamiento. «Estamos estudiando si la instalación puede garantizar que el perro deje de ser un peligro para el público», dijo.

Según los informes de los periódicos locales, Chico había sido comprado por Lezime K hace ocho años, poco antes de que saliera de prisión su exmarido, quien la atacó con un hacha en 2005.

Noticia relacionada

«Agresión permanente»

En 2011, una trabajadora social hizo los trámites para que el hijo de la mujer, que entonces tenía 20 años y que tenía dificultades de aprendizaje, llevara al perro a un entrenador después de reconocer que la familia no podía hacer frente a su «agresión permanente».

La trabajadora social dijo en un informe en ese momento que estaba convencida de que el perro «había sido entrenado para ser una máquina de combate». Según el consejo del entrenador de perros, la oficina de inspección veterinaria debía haber dictaminado si se permitiría que el perro se quedara con la familia.

El seguimiento de la situación se detuvo pese a que la familia no presentara el animal a las autoridades. También hubo una respuesta inadecuada a las quejas frecuentes de los vecinos sobre los ladridos continuos del perro.

Las personas que firmaron la petición esperaban un anuncio de las autoridades de la ciudad el lunes por la tarde, cuando debían dar una conferencia de prensa sobre el tema.

Decenas de personas se han manifestado frente a la oficina de inspección veterinaria en Hannover, para que Chico no sea sacrificado. La casa de perros Tierheim Hannover, donde Chico ha estado desde su captura, ha recibido cientos de solicitudes de personas dispuestas a darle un nuevo hogar. También ha habido numerosos intentos de irrumpir en el centro para rescatar al perro.

Corina Ludwig, uno de los signatarios de la petición, escribió: «Chico merece una segunda oportunidad con alguien que tenga experiencia con perros. Por favor, ayúdelo a poder finalmente disfrutar de una vida con amor, que sea apropiada para su especie ».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos