El Papa no consigue reunir a Santos y a Uribe

D. MENOR

bogotá. El Papa no consiguió repetir en Medellín el 'milagro' de que el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, coincidiera con su antecesor y gran rival político, el líder de la oposición, Álvaro Uribe. La última vez que ambos se vieron fue en diciembre en la audiencia a la que les convocó en el Vaticano Jorge Mario Bergoglio para tratar de que sus diferencias no provocaran el descarrilamiento del proceso de paz. Aunque en un principio iban a coincidir en la misa que el Pontífice presidió ayer en Medellín, al final el jefe del Ejecutivo no acudió a esta ciudad donde el 'uribismo' cuenta con un amplio respaldo. La imagen de los dos juntos hubiera sido la mejor representación de que las continuas peticiones de reconciliación que el Papa lleva realizando en Colombia estos días prenden en la clase política.

Después de llegar casi una hora tarde debido a que el mal tiempo le impidió viajar en helicóptero y tuvo que desplazarse en un vehículo, Francisco comenzó la misa disculpándose ante el millón de fieles congregados en Medellín, que aguantaron durante horas bajo la lluvia. En su homilía, pidió a los católicos que tengan un estilo de vida que se traduzca en hechos de no violencia, de reconciliación y de paz. También aprovechó para lanzar un llamamiento a favor de la reforma de la institución eclesiástica.

Fotos

Vídeos