Palestina pide a España que la reconozca «pronto»

El rey Felipe insistió en la solución de dos Estados para facilitar la «legítima aspiración» de soberanía de la ANP, en presencia de su presidente, Abás

E. G.

El presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Mahmud Abás, agradeció ayer en el arranque de su gira por España el apoyo del Rey, el Gobierno y «el pueblo español» a su «causa justa», y especialmente la posición del Parlamento, que hace tres años instó al Ejecutivo a reconocer al Estado palestino. Abás deseó que esta situacón acontezca «pronto, por su contribución a las oportunidades de lograr la paz» en la región. «Seguiremos trabajando -prosiguió el líder palestino- en unir nuestra tierra y nuestro pueblo, y conseguir la reconciliación con el apoyo de nuestro país hermano, Egipto, para tener una sola autoridad, una sola legislación y una sola fuerza de seguridad, lo que aliviaría el sufrimiento de nuestro pueblo en la Franja de Gaza», señaló Abás.

Asimismo, y tras respaldar «los esfuerzos» del Gobierno de Donald Trump «para propiciar un acuerdo de paz histórico», el presidente de la Autoridad Palestina confío en que la Unión Europea mantenga «sus posturas comprometidas con el Derecho Internacional» y abogó por avanzar en la reconciliación con Hamás para unir la tierra y el pueblo palestinos.

Las declaraiones se produjeron en el almuerzo en honor a Abás que ofrecieron en el Palacio Real los Reyes de España -a quienes invitó a asistir a la Misa del Gallo en Tierra Santa-. Felipe VI defendió que «no hay alternativa» a la solución de «dos Estados democráticos» de cara a conseguir «una paz sostenible y duradera» en Oriente Próximo y atender así, «de igual forma», las «legítimas aspiraciones de ambas partes: la soberanía palestina y la seguridad de Israel».

Reconciliación con Hamás

Ante casi un centenar de asistentes españoles y palestinos, entre los que figuraba el presidente Mariano Rajoy -con quien también se reunió Abás en el Palacio de la Moncloa-, don Felipe argumentó que «la sociedad española tiene un hondo sentido de la justicia que la ha llevado a mostrar una sensibilidad especial por las legítimas aspiraciones del pueblo palestino». De ahí, incidió el monarca, «la posición firme y constante de España en favor de una solución de dos Estados, que convivan en paz y dentro de fronteras seguras y reconocidas».

El almuerzo tuvo lugar en el Salón de Columnas, el emblemático espacio del Palacio Real que acogió la Conferencia de Paz de 1991, a la que Felipe VI aludió para recalcar que «no hay alternativa al plan de paz de Madrid», porque la soberanía palestina y la seguridad israelí son «las dos caras de la misma moneda, y no habrá una sin otra».

En este sentido, continuó el monarca, deberán darse los pasos necesarios para construir «un clima de confianza y respeto mutuos». Don Felipe reivindicó «el espíritu de la Conferencia de Paz de Madrid» desde la misma sala en que «nació hace 26 años la ilusión de una paz histórica». Es imperativa, adujo, una confianza recíproca» en un diálogo «que debe tejerse con buena fe y altura de miras», insistió el Rey, antes de expresar su confianza en que la reconciliación entre Al Fatah y Hamás permita abordar «desde la unidad una nueva iniciativa de paz», cuyos resultados España aguarda «con esperanza».

No obstante, Felipe VI remarcó que «los años transcurridos» desde la Conferencia de Madrid «no han sido años malgastados», puesto que la Autoridad Palestina ha ido construyendo «una estructura administrativa y unas instituciones capaces y preparadas para dirigir el destino del pueblo palestino», una labor «paciente», sostuvo, que merece «reconocimiento». El monarca recordó que la Unión por el Mediterráneo, heredera del Proceso de Barcelona es el único foro regional en el que participan palestinos e israelíes.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos