La OSCE descalifica las elecciones rusas

Denuncia la ausencia de «lucha real» entre adversarios, límites a la libertad de expresión y la presencia absoluta de la imagen de Putin

RAFAEL M. MAÑUECO M OSCÚ.

Los observadores de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) que han verificado los comicios rusos declararon ayer que Vladímir Putin ha salido vencedor de una convocatoria que ha carecido de lucha real entre adversarios, ha estado marcada por todo tipo de restricciones a la libertad de reunión y expresión, y ha dado una ventaja aplastante al presidente en cuanto a presencia en los medios de comunicación.

El diputado germano Michael Georg Link, coordinador de las dos misiones de observadores de la OSCE en las elecciones rusas, deploró que Putin, que declinó participar en los debates, obtuviera más espacio en las televisiones rusas «por la exhaustiva cobertura de sus actividades oficiales», lo que dejó en clara desventaja al resto de los candidatos.

EN SU CONTEXTO

Los observadores criticaron también el hecho de que 17 aspirantes fueran rechazados por la Comisión Electoral Central de Rusia, entre ellos el principal adversario político del jefe del Kremlin, el abogado y activista anticorrupción Alexéi Navalni. Los miembros de la misión de la OSCE dieron la razón a Navalni en la denuncia de numerosas irregularidades durante la jornada electoral y el recuento de votos.

LA CLAVEEl jefe del Kremlin ha obtenido una victoria abrumadora, la mayor de su carrera política

Unas horas antes, la Comisión Electoral Central había hecho públicos los resultados de las presidenciales del domingo con prácticamente el 100% de las papeletas escrutadas. Como venían señalando el recuento provisional y los sondeos a pie de urna, el actual presidente ha obtenido una victoria abrumadora, la mayor de su carrera política, con un 76,66% de los votos.

En los primeros comicios en los que Putin fue elegido, los de 2000, consiguió el 52,90% de los sufragios; en 2004, el 71,31%, y en 2012, el 63,60%.

Los analistas señalan que tal apoyo significa que el jefe del Kremlin ha recibido el mandato de la población de continuar la misma política durante los próximos seis años. Putin ha recibido la cifra récord de 56,2 millones de votos sobre un total de 73,3 millones de rusos que acudieron a las urnas, cuando hace seis años obtuvo 45,6 millones.

Caída de los comunistas

Los politólogos estiman que el primer mandatario ruso ha vencido incluso a Navalni, su verdadero oponente, aunque éste fuera vetado como candidato y quedara fuera de la carrera electoral. Argumentan tal afirmación en el hecho de que Navalni llamó al boicot de los comicios, pero el índice de participación del domingo (67,47%) no ha sido inferior sino superior al de las presidenciales de 2012 (65,34%).

Tras Putin, el segundo puesto fue a parar al candidato comunista, el empresario Pável Grudinin, con un 11,80% de los votos. Es el peor resultado que cosechan los comunistas en toda su historia. El anterior candidato del partido, que continúa siendo su líder, Guennadi Ziugánov, nunca obtuvo menos del 17% y en 1996 cerca estuvo de batir al entonces presidente, Borís Yeltsin. Grudinin ha reconocido su derrota, y aunque prometió afeitarse el bigote si no llegaba al 15%, al no considerar limpios los comicios ha decidido seguir luciéndolo.

El tercer candidato más votado ha sido el ultranacionalista Vladímir Zhirinovski, con el 5,66%, resultado parecido al que obtiene siempre, y en cuarto lugar aparece la única mujer en liza, Ksenia Sobchak, con un decepcionante 1,67%. También ha defraudado el economista liberal Grigori Yavlinski, que logró solo el 1,04% de los sufragios. Los tres candidatos restantes no pasaron del 1%.

millones de rusos acudieron a las urnas el pasado domingo. Supone una participación del 67,47%, superior a la de las presidenciales celebradas en 2012, cuando votó el 65,34% del electorado.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos