El viaje de Hariri a Francia abre la puerta a una solución a la crisis que provocó en Líbano su renuncia

AGENCIAS

beirut / riad. El dimitido primer ministro libanés, Saad Hariri, aceptó ayer la invitación de Francia para viajar a París y acabar con su permanencia en Arabia Saudí, factor que había agravado la crisis política desatada en Beirut por su renuncia. Hariri aterrizará mañana en la capital francesa, según anunció ayer el ministro galo de Asuntos Exteriores, Jean-Yves Le Drian, quien llegó en la noche del miércoles a Riad para intentar encontrar una solución diplomática.

Le Drian aseguró que Hariri ha aceptado la invitación de su presidente, Emmanuel Macron, que recibirá el líder libanés en calidad de «amigo».

Hariri ya residió a caballo entre París y Riad entre 2005 y 2015, después del asesinato de su padre, el primer ministro Rafic Hariri, en un atentado el 14 de febrero de 2005, por el que se juzga a cinco miembros del grupo chií Hezbolá, que hasta hace dos semanas era socio de Gobierno del primer ministro dimisionario.

Hariri permanece en Arabia Saudí desde que anunció su renuncia el pasado día 4. En ningún momento ha aclarado los motivos de su estancia en Riad, que ha sido considerada como una situación «inaceptable» por el presidente libanés, Michel Aoun. En los últimos días Hariri ha prometido varias veces que regresará a Beirut y asegurado que no se encuentra detenido, como denunciaron el propio Aoun y otros políticos del País del Cedro. El Gobierno saudí garantizó ayer que Hariri «puede irse cuando quiera», según afirmó el titular de Exteriores, Adel al-Yubeir tras su entrevista con Le Drian.

Al-Yubeir rechazó con firmeza las acusaciones vertidas por Aoun y afirmó que no hay «fundamento» para decir que el primer ministro libanés esté retenido. Recordó, de cualquier manera, que Hariri también tiene la nacionalidad saudí.

El anuncio del viaje de Hariri a París fue bien acogido en Beirut, donde el presidente Aoun dijo que su salida de Arabia Saudí puede suponer el final de la crisis. «Esperemos que haya terminado y se abra una puerta a la solución», dijo Aoun durante una reunión con periodistas. No obstante, el mandatario, que aún no ha aceptado la renuncia del primer ministro, aseguró que va a esperar a su regreso de París antes de decidir cuáles serán los próximos pasos que va a dar.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos