El régimen sirio y radicales islámicos acuerdan evacuar a enfermos graves

Una niña evacuada de la ciudad asediada de Duma, en Guta Oriental, se muestra sonriente junto a un sanitario de la Media Luna Roja. :: Bassam Khabieh / reuters/
Una niña evacuada de la ciudad asediada de Duma, en Guta Oriental, se muestra sonriente junto a un sanitario de la Media Luna Roja. :: Bassam Khabieh / reuters

La Media Luna Roja traslada a hospitales de Damasco a 29 pacientes atrapados en Guta mientras los rebeldes liberan a prisioneros

SUSANA SAMHAN BEIRUT.

La evacuación de 29 pacientes graves de Guta Oriental, el principal bastión opositor de las afueras de Damasco, asediado por las fuerzas gubernamentales, comenzó en la noche del martes. La portavoz de la Media Luna Roja Siria, Mona Kurdy, detalló que su organización, en cooperación con el Comité Internacional de la Cruz Roja, inició el traslado de pacientes desde ese enclave a centros médicos de la capital. El Observatorio Sirio de Derechos Humanos explicó que, a cambio de que las tropas gubernamentales permitan esta evacuación, el Ejército del Islam, una de las principales facciones radicales de la región, se preparaba para liberar prisioneros.

La portavoz de la Media Luna Roja Siria destacó las «largas negociaciones» llevadas a cabo por su entidad y la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y la Media Luna Roja. Por su parte, la Sociedad Médica Siria Americana precisó en un comunicado publicado en Facebook que, tras la salida de los cuatro primeros pacientes -entre ellos tres niños- de Guta, el resto lo hará en los próximas días.

Los beneficiarios son «una niña hemofílica, un niño con síndrome de Guillain-Barré -enfermedad del sistema nervioso-, otro pequeño con leucemia y un hombre que necesita un trasplante de riñón», desveló un representante de la Media Luna Roja, Ahmed al-Saur. Forman parte de una lista integrada mayormente por menores. Pese a que se trata de un primer paso «crucial», la Sociedad Siria Americana recordó que son «una pequeña fracción» de los más de seiscientos casos graves que necesitan salir urgentemente de la zona.

La ONG consideró que la situación médica en Guta Oriental ha alcanzado un punto de inflexión, ya que, debido al continuo asedio y la escasez de suministros sanitarios, al menos 17 personas han fallecido en los últimos meses por falta de atención.

De hecho, Katr Alnada, de seis meses de edad, figuraba en la terna de 29 personas a las que se les concedió atención médica urgente en Damasco. Desafortunadamente, murió hace semanas mientras aguardaba el traslado.

Asedio

El pasado 7 de diciembre, el enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, denunció que, a pesar del desesperado llamamiento hecho por múltiples agencias humanitarias para evacuar a medio millar de enfermos graves de Guta Oriental, las autoridades sirias seguían bloqueando la operación.

El portavoz de la Defensa Civil siria en Guta Oriental, Mahmud Adam, adujo que «la situación humanitaria es complicada por el asedio por parte del régimen. No hay medicinas ni equipamiento sanitario, tampoco hay electricidad ni gas ni combustible», lamentó Adam, cuya organización presta labores de rescate en zonas fuera del control del Gobierno. El portavoz de los también llamados 'cascos blancos' apuntó que se han disparado los precios de los pocos alimentos disponibles.

Recientemente, Unicef aseguró que, de acuerdo a un estudio llevado a cabo en noviembre en 27 localidades de Guta Oriental, el 11,9% de los niños menores de 5 años sufren desnutrición grave, el mayor porcentaje registrado en Siria desde el comienzo del conflicto en el año 2011.

El Ejército del Islam, que había confirmado en un comunicado difundido en la red de mensajería Telegram, el comienzo de la salida de 29 enfermos de la región sitiada a cambio de la liberación de 29 prisioneros en su poder, dejó en libertad ayer a 26 personas, según reveló el Observatorio de Derechos Humanos. La fuente precisó que los liberados son ocho menores de entre 8 y 17 años, cuatro mujeres y catorce hombres y jóvenes.

Los exprisioneros cruzaron a zonas bajo control del Ejército sirio a través del paso de Wafidin, que separa Guta Oriental de las áreas dominadas por las fuerzas gubernamentales.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos