Israel amenaza a Teherán: «No nos reten»

El primer ministro de Israel, Benyamin Netanyahu, exhibe un supuesto trozo de dron iraní. :: afp/
El primer ministro de Israel, Benyamin Netanyahu, exhibe un supuesto trozo de dron iraní. :: afp

El primer ministro Netanyahu despliega en la cumbre de Múnich su discurso más beligerante contra la República Islámica

JUAN CARLOS BARRENA BERLÍN.

Con una intervención agresiva y espectacular, en la que amenazó directamente al régimen de Teherán con una intervención militar, el primer ministro de Israel, Benyamin Netanyahu, se erigió en protagonista de la jornada de clausura de la Conferencia de Seguridad de Múnich. Netanyahu afirmó que Irán «es el mayor peligro para el mundo» y advirtió a sus gobernantes de una reacción masiva por parte de su país en el caso de que Teherán trate de ampliar y afianzar su presencia en Siria o Líbano, países en los que apoya al régimen de Bashar el-Asad y a las milicias chiíes de Hezbolá, respectivamente. «Israel no permitirá que Irán nos ponga la soga al cuello», afirmó el primer ministro del Estado hebreo desde el estrado de la conferencia, a la que asistía también el ministro iraní de Exteriores, Mohamed Yavad Zarif. «Señor Zarif, ¿reconoce esto? Debería, es suyo», dijo Netanyahu ante el asombrado público a la vez que alzaba con su mano derecha lo que aseguró ser un trozo de un dron persa derribado sobre territorio de Israel.

Tras abatir ese artefacto, la fuerza aérea israelí realizó hace una semana varios ataques aéreos en Siria contra posiciones sirias e iraníes. La pasada noche practicó en la Franja de Gaza los bombardeos más fuertes desde la guerra de 2014 contra fuerzas del grupo palestino Hamas, respaldado igualmente por Irán. «Puede llevar un mensaje a los tiranos de Teherán: no pongan la firmeza de Israel a prueba. No nos reten», dijo el primer ministro israelí dirigiéndose al jefe de la diplomacia iraní, aunque éste se ausentó de la sala durante su discurso. Aseguró además que su país no aceptará «una presencia militar permanente» de Irán en Siria. «No permitiremos que Irán construya una nueva base terrorista que resulte una amenaza para nosotros», afirmó Netanyahu, quien advirtió de que «si es necesario» Israel no luchará solo contra los representantes de Teherán en la región, sino que «atacará al propio Irán». Igualmente insistió de nuevo en denunciar la supuesta peligrosidad del programa nuclear iraní, pese al acuerdo suscrito con Occidente para su limitación.

Espectáculo de distracción

Netanyahu aprovechó el escenario internacional para distraer de sus problemas caseros -con un grave escándalo por corrupción y denuncias de la Policía en su contra- y reiterar que Irán continúa trabajando en el desarrollo de misiles balísticos. «En cuanto tengan armas nucleares a su disposición, la agresión resultará incontrolable», dijo el político conservador, quien advirtió de que «la cuenta atrás ya ha comenzado». Sin embargo, comentó que el peligro que mana de Irán también ha tenido un «efecto positivo» al acercar a Israel a otros países árabes de la región que quieren evitar la supremacía persa.

Por su parte, el jefe de la diplomacia iraní calificó de «circo de tebeo» la intervención y comentó que las palabras de Netanyahu «no se merecen una respuesta». Zarif acusó a Israel de invadir permanentemente el espacio aéreo de Siria y señaló que espectáculos como el del primer ministro agitando una pieza de metal en Múnich solo tienen como fin responsabilizar a otros de las decisiones estratégicas tomadas equivocadamente y de los problemas internos en su país, en clara alusión a las acusaciones de corrupción.

«Las acusaciones contra Irán no hacen sino obsesionar a los vecinos y conducen al caos», señaló Yavad Zarif, quien aseguró que su país «no pretende la hegemonía en la región», sino todo lo contrario, una región fuerte y con colaboración entre vecinos. Una oferta que rechazó seguidamente el titular de Exteriores de Arabia Saudí, Adel al-Jubeir, quien acusó a Irán de pretender exportar su revolución. «Solo cuando Irán deje de fomentar el terrorismo podrá hablarse de colaboración», dijo el ministro saudí, cuyo país se enfrenta indirectamente a Irán en el conflicto bélico en Yemen, donde Riad apoya a las fuerzas del régimen derrocado, mientras Teherán respalda a los rebeldes hutíes.

Al igual que los gobiernos de Alemania y Francia, el antiguo secretario de Estado norteamericano John Kerry advirtió contra el peligro del fin del acuerdo nuclear suscrito por Irán con las cinco potencias con derecho de veto de la ONU y Alemania.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos