Israel acusa a un exministro de ser un espía al servicio de Irán

MIKEL AYESTARAN CORRESPONSAL JERUSALÉN.

48 horas después del final de la investigación, la Policía y el servicio de seguridad interior israelí, el Shin Bet, anunciaron la detención del exministro de Energía e Infraestructuras entre 1992 y 1995, Gonen Séguev, a quien se le atribuye el delito de espiar para Irán. La Fiscalía presentó acusaciones formales contra este expolítico de 62 años, médico de profesión, que ya fue encarcelado en 2005 por intentar pasar de contrabando 32.000 pastillas de éxtasis de Holanda a Israel.En aquella ocasión argumentó que pensaba que eran chocolatinas M&M's.

Tras pasar dos años en prisión y conseguir una pena reducida debido a su buena conducta, Séguev se mudó a Nigeria. Fue allí donde, según el Shin Bet, mantuvo sus contactos con responsables de la república islámica. Hace un año viajó a Guinea Ecuatorial, donde acabó siendo arrestado y entregado a Israel. La seguridad israelí aseguró que el acusado «fue reclutado por la Inteligencia iraní» tras establecer contactos en 2012 con la embajada de la república islámica en Abuya.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos