Hallados más de cien cadáveres de yazidíes víctimas del Daesh en fosas comunes en Irak

Hallados más de cien cadáveres de yazidíes víctimas del Daesh en fosas comunes en Irak

R. C. DAD.

Bag Las autoridades iraquíes informaron ayer del hallazgo de dos nuevas fosas comunes con los restos de más de un centenar de yazidíes que habrían sido víctimas del grupo yihadista Estado Islámico. Los enterramientos han sido localizados en la región de Sinyar, en el norte de Irak, una zona que ha estado un año y medio en manos de los islamistas.

«Efectivos de la 15 Brigada de las Unidades de Movilización Popular (una milicia paramilitar chií) han encontrado este sábado (por ayer) una fosa común en la región de Mohamed al Yazira, al sur de Sinyar. Dentro estaban los restos de 80 civiles», informó la milicia a través de su oficina de prensa. «La mayoría eran yazidíes», según el portal IraqiNews.

Por otra parte, «tropas de la 53 Brigada han confiscado una fosa común en el pueblo de Qabusi, al sur de Sinyar, con restos de más de 20 mujeres yazidíes y decenas de menores», añadió el comunido, que precisaba que se esperaba la llegada de equipos especializados para identificar a las víctimas con pruebas de ADN.

El pasado domingo fue hallada una fosa común de 98 víctimas yazidíes en la localidad de Baaj, al oeste de Mosul, y también se informó de una fosa común con los cuerpos de 73 hombres, mujeres y niños yazidíes en Rambusi, al oeste de Mosul.

El Estado Islámico persiguió a la secta yazidí en los territorios del norte de Irak y Siria que tomó por sorpresa en 2014. Las recientes ofensivas militares de Bagdad y Damasco han puesto fin a la práctica totalidad del autodenominado Califato. Los yihadistas consideran que los yazidíes son adoradores del demonio y se estima que al menos 9.900 yazidíes iraquíes murieron cuando los yihadistas tomaron el noreste de Irak.

Bombardeo del Ejército

Asimismo, al menos 17 miembros del Estado Islámico que pretendían atacar unidades militares cercanas murieron tras un bombardeo del Ejército en el oeste de la provincia de Anbar, en la región de Al Husseiniyat, «todos de nacionalidades extranjeras», declaró el comandante de las Unidades de Movilización Popular para Anbar, Qutri al Samarmad. El responsable militar explicó que «el desierto occidental de Anbar es uno de los lugares conocidos por la presencia de células durmientes de Estado Islámico», según Iraqi News.

El general de brigada Yehia Rasool, portavoz del Comando de Operaciones Conjuntas, declaró que pronto comenzará la segunda fase de operaciones para despejar la frontera con Siria de los restos del Estado Islámico.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos