Desaparecen 66 personas en un nuevo siniestro aéreo en Irán

Familiares de los pasajeros desaparecidos reciben la noticia. :: reuters/
Familiares de los pasajeros desaparecidos reciben la noticia. :: reuters

El mal tiempo dificulta la llegada al lugar donde se estrelló el turbohélice ATR-72, un área montañosa al sur de la capital, Teherán

MIKEL AYESTARAN JERUSALÉN.

Irán sufrió su tercera tragedia aérea civil en los últimos siete años. Los equipos de rescate no lograron acceder al lugar en el que se estrelló un avión de la compañía Aseman que cubría la ruta entre Teherán y Yasuy, en el sudoeste del país. Aunque en un primer momento se dio por fallecidas a las 66 personas que viajaban en el aparato, 60 pasajeros y 6 tripulantes, a media tarde un portavoz de la compañía declaró a la agencia Isna que «dadas las circunstancias especiales de la región, todavía no tenemos acceso al lugar del siniestro y por lo tanto no podemos confirmar de forma precisa y definitiva la muerte de todos los ocupantes».

El portavoz de los Servicios de Emergencia de Irán, Mojtaba Jaledí, señaló a la televisión estatal que los equipos de socorro se estaban acercando por tierra, «pero aún no han avistado» los restos del avión. Las malas condiciones climatológicas, con frecuentes tormentas de nieve, hacían imposible la llegada de los equipos en helicópteros.

El avión, un turbohélice ATR-72 de fabricación franco-italiana, se estrelló en el monte Dena, donde hay picos que superan los 4.000 metros, a unos 500 kilómetros de Teherán y a menos de 25 de su aeropuerto de destino. Los medios iraníes apuntaron a la posibilidad de que debido al mal tiempo el aparato chocara contra alguna de las cimas cuando iniciaba el descenso. Las familias de los pasajeros se reunieron en una mezquita próxima al aeropuerto de Mehrabad, en Teherán, a la espera de noticias. El guía supremo, Ali Jamenei, y el presidente, Hasán Rohani, enviaron sus condolencias a los familiares y las autoridades ordenaron la apertura de una investigación para esclarecer lo ocurrido.

La aeronave tenía más de 20 años y, tras siete fuera de circulación, fue recuperada en octubre

Lista negra europea

El último accidente grave de un avión civil en Irán se remonta a 2014, cuando 39 personas fallecieron al estrellarse un Antonov 140 de la compañía Sepahan al sur de Teherán. Tres años antes, un Boeing 727 de Iran Air, se estrelló en la provincia de Urumiye y 78 personas perdieron la vida.

Aseman, tercera compañía más importante del país, está en la lista negra de compañías aéreas a las que no se les permite operar en espacio aéreo europeo. El avión siniestrado tenía más de veinte años y, después de siete años fuera de circulación, la compañía decidió recuperarlo el 26 de octubre, según informó la cadena Al-Yasifa. Hace un mes tuvo que realizar un aterrizaje de emergencia y sufrió poco después un nuevo problema técnico que le obligó a regresar al aeropuerto de Teherán, del que acababa de despegar, por problemas técnicos.

Las sanciones internacionales han impedido a Irán comprar aviones y repuestos desde 1995. El acuerdo nuclear alcanzado en 2015 levantó este castigo y desde entonces se han firmado contratos millonarios para la compra de nuevos aparatos, pero estos se van incorporando poco a poco a las flotas de las compañías iraníes que siguen recurriendo a los aviones más veteranos para poder atender la fuerte demanda de vuelos internos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos