El conflicto de Jerusalén se extiende a Jordania

Numerosos palestinos rezan bajo vigilancia frente a la Puerta de los Leones que da acceso a la Ciudad Vieja de Jerusalén. :: AHMAD GHARABLI / afp
Numerosos palestinos rezan bajo vigilancia frente a la Puerta de los Leones que da acceso a la Ciudad Vieja de Jerusalén. :: AHMAD GHARABLI / afp

Un joven muere por disparos en la Embajada de Israel en Amán tras atacar a un miembro de la legación

ANJE RIBERA

Apenas habían pasado unas horas desde que el secretario general de la Liga Árabe y exministro de Exteriores de Egipto, Ahmed Abul Gheit, había advertido del riesgo de que el conflicto de la Explanada de las Mezquitas pronto pudiera trascender de Jerusalén. «Israel está jugado con fuego» si persiste en restringir el acceso a los musulmanes, señalaba. En opinión del veterano diplomático, la ciudad santa «es una línea roja que no hay que cruzar».

Sus temores se cumplieron a primera hora de la tarde cuando la Embajada israelí en Amán fue escenario de un incidente que, aunque ninguna fuente oficial vinculó a Jerusalén, todo apunta a que podría estar relacionado con la crisis. Un joven jordano de 17 años murió tras registrarse un tiroteo sin aclarar en el interior del edificio diplomático y un israelí sufrió heridas de arma blanca. Al parecer ambos se pelearon. Las primeras hipótesis apuntan hacia un posible atentado. El Gobierno de Jordania oficialmente es el custodio de la Explanada de las Mezquitas.

UNA SEMANA VIOLENTA

14 de julio
uTres árabes israelíes matan a tiros a dos policías hebreos en la Ciudad Vieja de Jerusalén.
15 de julio
uIsrael asegura que la armas procedían de la Explanada y ordena instalar detectores de metales.
16 de julio
uLos musulmanes se niega a entrar al rezo por estas fuertes medidas de seguridad y control.
21 de julio
uEstallan choques en Jerusalén Este y al menos tres palestinos mueren y cientos son heridos
Por la noche, tres colonos de la misma familia fueron asesinados.
22 de julio
uLos choques continúan y mueren dos palestinos más, uno de ellos al explotarle un cóctel molotov.
23 de julio
uUn cohete lanzado desde Gaza, territorio palestino donde gobierno Hamás, alcanza una zona no habitada de Israel.

Por la mañana, el primer ministro hebreo, Benjamín Netanyahu, había mostrado firmeza y, coincidiendo con el Consejo de Ministros, ordenó instalar más cámaras de seguridad en la entrada de la zona objeto del conflicto, además de decidir mantener los detectores de metales instaladas tras un atentado que el pasado día 14 costó la vida de dos policías. Esta medida de seguridad ha provocado masivas protestas y una escalada de violencia con un saldo de nueve muertos y unos 450 heridos.

La Autoridad Palestina anunció también ayer que pone fin a su cooperación en seguridad con Israel. Desde Ramala, el presidente, Mahmud Abás, manifestó que «ellos (los israelíes) serán los grandes perdedores. Si quiere seguir colaborando con nosotros, debe revocar su decisión».

La espiral de tensión, lejos de aminorar su intensidad, corre el riesgo de verse incrementada al incorporarse a la crisis nuevos actores. El grupo islamista Hamás, que hasta ahora se había mantenido al margen desde su feudo de la franja de Gaza, se ha visto también involucrado ya. El Ejército hebreo detuvo ayer a veinticinco de sus miembros como medida preventiva tras el lanzamiento de un cohete.

Segunda Intifada

Según distintos expertos, el ambiente que reina en Jerusalén comienza recordar el de septiembre de 2000, cuando la visita del líder de la oposición en ese momento, Ariel Sharon, fue el detonante de la Segunda Intifada, levantamiento palestino contra la ocupación israelí, que duró más de cuatro años y dejó más de 4.000 muertos. En septiembre de 2015, otros enfrentamientos tuvieron lugar durante varios días en torno al lugar santo. Una ola de violencia, principalmente ataques con cuchillo de palestinos contra israelíes, estalló justo después.

Con el ánimo de intentar que ello no se repita, la Liga Árabe ha propuesto celebrar el próximo jueves una reunión urgente a nivel de ministros de Exteriores, para discutir la escalada de las tensiones. La convocatoria fue propuesta por Jordania, aseguró el portavoz de la Secretaría General de la entidad panárabe, Mahmud Afifi. Su secretario general, Ahmed Abul Gheit, agregó que la comunidad internacional, con Estados Unidos a la cabeza, tienen la responsabilidad de presionar a Israel para que mantenga el statu quo.

Ayer se supo también que el Cuarteto para Oriente Próximo (UE, ONU, Estados Unidos y Rusia) pidió por su parte «una moderación máxima», y el Consejo de Seguridad de la ONU se reunirá hoy a puertas cerradas para examinar el aumento de la violencia.

Más

Fotos

Vídeos