Diario Sur

Misil S-200 de antigua generación, en Irán
Misil S-200 de antigua generación, en Irán / AFP

Rusia despliega su sistema de defensa antiaérea S-300 en Siria

  • Con ella pretende proteger su base naval en Tartús, la única que la potencia tiene en el Mediterráneo

Rusia ha desplegado su sistema de defensa antiaérea S-300 en Tartús, la ciudad costera del noroeste de Siria donde posee su única base naval en el Mediterráneo, según ha anunciado este martes el Ministerio de Defensa ruso. Esta tecnología completa el dispositivo de protección con el que ya contaban la base aérea de Hmeimim, también controlada por el país eslavo, ante eventuales ataques por aire.

"Efectivamente, hemos desplegado el sistema de defensa antiaérea S-300 en la República Árabe de Siria", declaró en un comunicado el portavoz del ministerio, Igor Konashenkov. Rusia garantiza con estos dos sistemas una defensa aérea de sus dos enclaves en Siria, el puerto de Tartús y la base aérea de Hmeimim, donde la aviación rusa dispone de decenas de bombarderos, otros aviones de ataque y helicópteros.

"El sistema está pensado para garantizar la seguridad de la base naval de Tartús", precisó Konashenkov. "Y recordamos que el S-300 es un sistema sólo defensivo y que no es una amenaza para nadie", añadió. Las baterías de misiles S-300 permiten responder ante la amenaza que pueden representar misiles lanzados desde el Mediterráneo.

El anuncio se ha hecho un día después de que Washington decidiera suspender sus conversaciones con Moscú sobre un alto el fuego en Siria, una medida anunciada después de la destrucción total el lunes del mayor hospital en la zona rebelde de la ciudad de Alepo por un bombardeo.