Oficialismo y oposición hacen turnos en el Parlamento

M. L. DE GUEREÑO LA HABANA.

La Asamblea Nacional (AN) se reunió ayer en el mismo salón que el martes acogió a la chavista ANC para tratar sobre la reunión de cancilleres de Lima, la publicación del índice de Inflación y sus consecuencias en la crisis social, y rechazar la subordinación de los poderes a la Asamblea Nacional Constituyente (ANC).

Varios diputados reiteraron su compromiso con el país. Y el legislador opositor Tomás Guanipa denunció que la noche del martes, al terminar la sesión de la ANC, fueron robados equipos de sonido y materiales de trabajo de la sede del Parlamento. Aparte de las denuncias, que serán investigadas, ambos cuerpos legislativos trataron la situación económica. La inflación supera el 700% haciendo que el salario promedio -pese a las varias subidas de los últimos meses- solo llegue a 15 dólares mensuales.

La situación es tan crítica que ponentes del foro '¿Cómo salir de la crisis? Desafíos para la economía del país', organizado por Cedice Libertad, el Instituto de Economía Aplicada y LSE Alumni Association, proponen dolarizar la economía, en especial los CLAP, la tarjeta que es una especie de cartilla de racionamiento que beneficia al 15% de la población con alimentos subsidiados. Plantearon cambiar el modelo: eliminar controles del Gobierno, devolver las propiedades expropiadas y combatir la inflación.

Por su parte, un grupo de Constituyentes se reunió ayer con integrantes del Consejo Nacional de Economía Productiva, el mecanismo que engloba los «15 motores estratégicos» de la agenda gubernamental. Allí propusieron consolidar el modelo productivo diversificado. La economía es el área que más dolores de cabeza da a Maduro. Los índices son pésimos y él se escuda en «la guerra económica» que le hace la «derecha oligárquica». Pero las cuentas no cuadran y el 80% de la población rechaza su gestión.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos