Nuevo choque de un barco de auxilio con Libia

Guardacostas del país norteafricano impiden a las ONG Médicos Sin Fronteras y SOS Mediterranée recoger a 129 inmigrantes

R. C.

El personal del buque 'Aquarius', de SOS Mediterranée y Médicos Sin Fronteras (MSF) se vio obligado el sábado a renunciar a rescatar a decenas de inmigrantes ante la intervención de la Guardia Costera libia, que finalmente trasladó a los indocumentados de vuelta a un puerto del país norteafricano, informa Europa Press.

El 'Aquarius' había recibido una alerta italiana sobre una lancha hinchable con 120 personas a bordo en aguas internacionales, a unas 23 millas náuticas de la costa libia. Un avión militar europeo identificó primero la embarcación, que tenía problemas, pero el primer buque que llegó al lugar fue el de las ONG, que contactó a las 11:00 horas. Las autoridades de Roma informaron al 'Aquarius' de que los guardacostas libios se encargarían del rescate, por lo que se les ordenó esperar. Fue entonces cuando los rescatistas se percataron de que la embarcación hacía aguas y que estaba sobrecargada. A las 12:45 horas se cerró un acuerdo para la intervención del 'Aquarius' para repartir chalecos salvavidas a las personas a bordo de la embarcación y evaluar su estado de salud.

Un sanitario se acercó en una lancha rápida e identificó 39 casos médicos y vulnerables, incluido un recién nacido, una embarazada, menores y familiares de los mismos que fueron llevados al 'Aquarius'. A las 13:52 el buque recibió orden de los guardiacostas de alejarse del lugar, por lo que decenas de personas quedaron en manos de los libios.

El 'Aquarius' puso rumbo ayer, en medio de una difíciles condiciones climáticas, hacia la isla de Sicilia con 291 migrantes a bordo, informa Efe. La mayor parte de ellos han tenido que ser atendidos por el equipo de médicos, enfermeras y logistas. Se les ha tenido que proveer de más mantas, sacos térmicos y ropa seca.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos