La nueva apuerta del persistente y conservador estratega nipón

R. A. T OKIO.

El persistente y conservador Shinzo Abe ha vuelto a apostar fuerte y hoy buscará por tercera vez en menos de cinco años ser revalidado en las urnas, lo que le pondría en camino de convertirse en el primer ministro más duradero de Japón. En su peor momento de popularidad desde que llegó por segunda vez al poder en 2012, Abe lanzó un arriesgado órdago y convocó unas elecciones un año antes de acabar la legislatura sin más razón aparente que aprovechar el momento de gran debilidad de la oposición con el propósito de alargar y fortalecer su ambicioso mandato, informa Efe

Este hijo y nieto de prominentes políticos, que consiguió en 2014, también con unos comicios anticipados, revalidar su anterior victoria, ha centrado su discurso en la buena marcha de la economía y en la necesidad de un gobierno fuerte para hacer frente a la amenaza de Corea del Norte.

Pero Abe, de 63 años, se enfrenta a estos comicios más débil que nunca. A pesar de que las encuestas muestran que el Partido Liberal Demócrata (PLD) que lidera arrasará una vez más el 22 de octubre, su popularidad ha caído significativamente en el último año. Además del desgaste del poder, al primer ministro cuya capacidad de resistencia le valió el sobrenombre de 'Teflón Abe', le han pasado factura varios escándalos.

Este político hiperactivo y trabajador, que mantiene unas relaciones excelentes con el presidente estadounidense, Donald Trump, y el líder ruso, Vladimir Putin, no oculta la tirantez con sus vecinos más cercanos, Corea del Sur y China. Si ganara las elecciones, consiguiera ser reelegido como presidente del PLD el año que viene y se mantuviera en el poder hasta noviembre de 2019, Abe se convertiría en el primer ministro con más tiempo en el cargo en la historia de Japón, un récord que ahora ostenta Taro Katsura, quien gobernó durante 2.886 días a principios del siglo XX.

Fotos

Vídeos