Netanyahu y el rey de Jordania buscan una salida diplomática a la crisis de Al-Aqsa

El padre del joven jordano abatido en Amán por el agente israelí al que atacó, en el funeral. :: a. abdo / efe
El padre del joven jordano abatido en Amán por el agente israelí al que atacó, en el funeral. :: a. abdo / efe

El diálogo entreTel Aviv y Amán podría incluir la retirada de los detectores de metales a cambio de que Israel recupere a su agente herido el domingo

R. C. JERUSALÉN.

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, y el rey Abdalá de Jordania mantuvieron ayer una conversación telefónica en la que, según fuentes israelíes, podrían haber ultimado los detalles de un acuerdo para resolver el conflicto abierto por la instalación de detectores de metales en la Explanada de las Mezquitas y la crisis bilateral suscitada por la muerte de dos jordanos por disparos de un agente de seguridad de la Embajada israelí en Amán.

El acuerdo, según informaciones de la prensa israelí que recogió Europa Press, contemplaría la retirada de los arcos detectores de metal de los accesos a la Explanada de las Mezquitas, como demandan los palestinos y sus aliados musulmanes, a cambio de que Jordania permita la salida del país del agente de seguridad israelí herido en un suceso que todavía ayer permanecía confuso.

«Los detectores de metal serían retirados y el agente de seguridad volvería», informó la televisión israelí Channel 2. La oficina del primer ministro hebreo, por su parte, desmintió que Amán hubiera exigido la retirada de los dispositivos de seguridad a cambio de permitir la salida del país del agente. El objetivo evidente sería lograr un acuerdo antes de las oraciones del viernes, el día sagrado para los musulmanes, ya que por ahora los fieles islámicos rezan en las inmediaciones del tercer lugar más santo para su credo y se niegan a someterse a los controles impuestos por los israelíes, que para sus destinatarios representan, además de una militación de la libertad de culto, un odioso recuerdo de la ocupación de su territorio por Israel.

LAS CLAVES Las partes trabajan por lograr un acuerdo antes de las oraciones del viernes, día sagrado para el islam

El jefe de los servicios secretos israelíes -Shin Bet-, Nadav Argaman, viajó ayer a Amán para reunirse con las autoridades jordanas e intentar solventar la crisis diplomática. También pasó por Israel y Jordania Jason Greenblatt, el enviado especial para Oriente Próximo del presidente estadounidense, Donald Trump, que se reunirá también con el presidente palestino, Mahmud Abás. En la crisis desatada por el refuerzo de las medidas de seguridad en la Explanada que alberga la mezquita de Al-Aqsa preocupa especialmente a la comunidad internacional que el dirigente palestino haya anunciado la suspensión de la cooperación con Tel Aviv en materia de seguridad.

Además, el conflicto en Jerusalén saltó el domingo a Jordania. Un agente de seguridad israelí que hacía guardia en la Embajada en Amán mató a tiros a dos jordanos. Uno de ellos, de 17 años, le había clavado antes en dos ocasiones un destornillador después de entrar al edificio camuflado como repartidor de muebles, según la versión oficial. Todavía anoche se desconocían los motivos del incidente pero resulta inevitable vincularlo con la espiral de protestas y violencia desatada tras la decisión israelí de restringir el acceso en la ciudad vieja de Jerusalén.

Las protestas en la parte oriental de la ciudad santa y el resto de Cisjordania dejan en la última semana un saldo de al menos cinco palestinos muertos y más de 500 heridos en enfrentamientos con las fuerzas de seguridad israelíes, a lo que hay que añadir tres colonos asesinados en su casa en Cisjordania por un palestino de 19 años que intentaba vengar el cierre de la mezquita de Al-Aqsa, según dejó escrito en su cuenta de Facebook.

Las autoridades israelíes cerraron el acceso a la Explanada el día 14 después del asesinato de dos policías a manos de tres terroristas árabe-israelíes y, aunque han reabierto paulatinamente el paso con detectores de metales en la entrada, las medidas de seguridad son estrictas y ningún musulmán menor de 50 años puede acceder al sitio.

Fotos

Vídeos