El mundo contra Maduro

El violinista Wuilly Arteaga participa en una manifestación contra el Gobierno en Caracas. :: miguel gutiérrez / efe

Los gobiernos de EE UU y varios países latinoamericanos, además de la UE, piden al dirigente que renuncie a la Constituyente

MILAGROS LÓPEZ DE GUEREÑO LA HABANA.

El mundo, al menos el considerado democrático, está contra Nicolás Maduro. Desde el Gobierno de EE UU a varios europeos y de Latinoamérica, que, como vecinos se sienten más preocupados por la posible desestabilización de la región, piden al presidente de Venezuela la suspensión de la elección para una Asamblea Constituyente , como se ratificó abrumadoramente el domingo en una consulta popular convocada por la oposición. El mandatario, nada dócil, planta cara y denuncia la injerencia de quienes se meten «en lo que no les importa».

Washington adelantó en un comunicado la posibilidad de «fuertes sanciones» si se concreta la votación para modificar la Carta Magna. El canciller venezolano, Samuel Moncada, rechazó el aviso con firmeza: «Respeto sí, humillaciones no», resumió. «Por orden» del presidente «haremos una revisión profunda de las relaciones con el Gobierno de EE UU», anunció el titular de Exteriores, que acusó a Washington de absoluta parcialidad con «sectores de la derecha violenta venezolana». «Está actuando contra unas elecciones y la voz de un pueblo. ¡Venezuela es libre!», clamó Moncada. «Hacemos un llamado a los pueblos de América y pueblos libres a entender la brutal amenaza».

El problema para Maduro y su Gobierno es que también se enfrenta con la canciller de la Unión Europea (UE), Federica Mogherini, que no descartó sanciones contra el país petrolero. Mogherini salió «dando órdenes al Gobierno de Venezuela. ¡Insolente! ¿Qué creen, que estamos en 1809, cuando recibíamos órdenes de los imperios europeos?.¡Venezuela es un país libre, soberano y nadie le da órdenes! En Venezuela mandamos los venezolanos y venezolanas. Federica, te equivocaste de país. Venezuela no es colonia de la Unión Europea!», le dedicó el presidente.

«Rebajar la tensión»

Igualmente, la cancillería francesa recomendó que Caracas debe rebajar la tensión de un conflicto «grave» e instaurar un dialogo político «creíble» porque «las primeras víctimas» son los ciudadanos venezolanos. «Que Europa diga lo que quiera, no nos importa», replica el primer presidente obrero del país petrolero.

Desde Argentina, el Ejecutivo de Mauricio Macri pidió que la cúpula chavista atienda los números del plebiscito y desista de convocar la Constituyente. Maduro, sostiene Buenos Aires, debe «reconocer la necesidad» de concretar un «diálogo político genuino y fructífero con la oposición, que asegure la restauración del orden democrático e institucional y la plena vigencia del respeto a los derechos humanos».

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, selló la paz con el chavismo en cuanto asumió el poder, pero no renuncia a opinar sobre la situación venezolana, que repercute profundamente en la frontera común. «Hay que desmontar la Constituyente para lograr solución negociada, rápida y pacífica en Venezuela. El mundo entero lo está pidiendo», dijo.

Para colmo, el senador colombiano Iván Duque, precandidato presidencial por el partido de oposición Centro Democrático fundado por Álvaro Uribe, presentó ayer ante la Corte Penal Internacional de La Haya, con el apoyo de un centenar de congresistas de su país y de Chile, un documento que denuncia a Maduro por «la presunta comisión de crímenes contra el derecho internacional».

Hace años que la situación venezolana copa la atención internacional, pero nunca antes había sido tan intensa como desde que el 1 de abril el chavismo propuso que el poder judicial asumiera funciones del legislativo y después de que el jefe del Estado propusiera la elección de una nueva Asamblea Nacional Constituyente (ANC). Pero ante las andanadas, Maduro se enroca.

Fotos

Vídeos