Moscú prepara una respuesta «dura» a las sanciones diplomáticas de Washington

Lavrov asegura que el actual enfrentamiento tiene su origen en las medidas de castigo aprobadas como ley a principios de agosto

RAFAEL M. MAÑUECO CORRESPONSAL MOSCÚ

El ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, reiteró ayer que analizarán la situación minuciosamente antes de responder a la decisión de la Administración Trump de cerrar el consulado ruso en San Francisco y otros dos edificios diplomáticos anexos en Washington y Nueva York, incluyendo la oficina comercial, pero ha dejado claro que cualquier acción de Estados Unidos que pretenda dañar a Rusia o tenga como único objetivo perjudicar las relaciones bilaterales obligará a Moscú a obrar con «dureza».

Lavrov intervino ante profesores y estudiantes del prestigioso Instituto Estatal de Relaciones Exteriores de Moscú (Mgimo), con motivo del comienzo del curso académico, y en el centro de su alocución estuvieron las relaciones con Washington y las consecuencias que para ellas tendrán los últimos cierres de sedes diplomáticas rusas en EE UU. Según sus palabras, en el origen del actual enfrentamiento diplomático está la aprobación en julio en el Congreso de Estados Unidos del nuevo paquete de sanciones contra Rusia, ley que fue firmada por Trump a principios de agosto.

La contramedida que el presidente Vladímir Putin puso en funcionamiento inmediatamente fue dejar la representación diplomática de Estados Unidos en Rusia reducida a 455 personas, lo que ha supuesto expulsar a 755 diplomáticos y empleados administrativos, cifra sin precedentes en la historia de las relaciones entre los dos países. El número de empleados diplomáticos rusos en EE UU actualmente es 455 precisamente.

Sin visados

A causa del drástico descenso de su personal en Rusia, el Departamento de Estado norteamericano aseguró no poder hacer frente a la tramitación de visados para ciudadanos rusos y suspendió su emisión el pasado 23 de agosto. Debería reanudarse ahora en septiembre, pero a un nivel mucho más reducido y solamente en el consulado de Moscú. Todavía no se ha comunicado cuándo volverán a operar los consulados de EE UU en San Petersburgo, Ekaterimburgo y Vladivostok.

La portavoz del Departamento de Estado, Heather Nauert, aclaró que los cierres de edificios diplomáticos rusos pretende lograr «un espíritu de paridad», ya que ambos países quedan ahora con el mismo número de diplomáticos y de consulados abiertos. Rusia conserva, además del de Washington, los de Nueva York, Houston y Seattle.

Pero Lavrov no ve una total reciprocidad y ayer se quejó de que «a nosotros nos han dado sólo dos días para cerrar el consulado de San Francisco mientras que a ellos les dimos un mes para reducir el número de diplomáticos». Por su parte, el asesor presidencial Yuri Ushakov ha advertido que el actual enfrentamiento entre Rusia y Estados Unidos «puede llegar a afectar a la seguridad mundial».

Fotos

Vídeos