Merkel pide «buena voluntad» a los partidos implicados ante la dificultad para formar Gobierno

R. C. BERLÍN.

La canciller alemana, Angela Merkel, reclamó ayer «buena voluntad» para avanzar en la formación de una coalición de Gobierno entre su bloque conservador, los verdes y los liberales, su única opción para lograr en una mayoría estable. «Hay posibilidades de lograrlo. Con la buena voluntad de todos debería ser posible», apuntó la líder de la Unión Cristianodemócrata (CDU), ante su reunión con los líderes de los Verdes y el Partido Liberal (FDP), además de la Unión Socialcristiana bávara (CSU), formación hermanada a su partido. La cita era en la sede en Berlín de Baden-Württemberg, el Estado cuyo gobierno lidera el verde Winfried Kretschmann con la CDU como socio, lo que tenía algo de gesto conciliador hacia los ecologistas, hasta ahora la parte más escéptica en esa fase de negociación. Merkel empleó de forma cautelosa la palabra «compromiso», lo mismo que la líder de los Verdes Katrin Göring-Eckardt y el liberal Christian Lindner, mientras el bávaro Horst Seehofer destacaba que, tras tres semanas de contactos previos, llegó el momento de adoptar «decisiones». Las diferencias programáticas entre los implicados son muchas y notables, apuntó Özdemir, y van desde la acogida de refugiados a protección medioambiental, transportes, exteriores y política fiscal, cuyas riendas quieren asumir los liberales.

Fotos

Vídeos