Mélenchon desafía en la calle a Macron

Xxxxxx. :: xxx/
Xxxxxx. :: xxx

El líder de Francia Insumisa organiza una demostración de fuerza en París contra «el golpe de Estado social»

FERNANDO ITURRIBARRÍA PARÍS.

«La batalla no ha hecho más que comenzar». Jean-Luc Mélenchon desafió ayer al presidente francés, Emmnuel Macron, con una demostración de fuerza en París contra lo que calificó de «golpe de Estado social». Según los organizadores, más de 150.000 simpatizantes con el líder de la izquierda radical secundaron la convocatoria de Francia Insumisa, que superó las precedentes movilizaciones sindicales de repulsa a las políticas liberalizadoras del Gobierno. El cálculo policial redujo la participación a 30.000 personas.

La marcha entre las plazas de Bastilla y República coincidió con la publicación horas antes en el boletín oficial de los decretos ley de la reforma laboral con efecto inmediato de algunas de las medidas. La protesta no fue dirigida únicamente contra esos textos, firmados la víspera por Macron tras ser aprobados por el Consejo de Ministros, sino que fustigó otros proyectos gubernamentales como el aumento de las cotizaciones sociales, los recortes a las ayudas a la vivienda, la supresión de empleos subvencionados o la adopción del tratado de comercio de la Unión Europea con Canadá (CETA).

En su discurso, Mélenchon recordó que los decretos tienen que pasar por el Parlamento para que tengan fuerza de ley. «La batalla no ha acabado, comienza», proclamó, al llamar a una «acción fuerte y densa» contra las reformas «liberales» de Macron, como, por ejemplo, «acudir en tropel un millón a los Campos Elíseos». También invitó a montar escraches con caceroladas para que «los que nos impiden soñar no puedan dormir».

En su logrado propósito de erigirse en líder de la oposición política a Macron, el tribuno insumiso planteó que «la infinita paciencia del pueblo ajusta siempre cuentas democráticas a quien le engaña, le miente o trata de pegársela». Su alocución fue constantemente interrumpida por gritos de «resistencia» y «largaos».

Críticas Francia Insumisa

En una reunión mantenida el jueves en el Elíseo con los diputados de la formación presidencial La República en Marcha, Macron había llamado a combatir el proceso deslegitimador al Ejecutivo intentado por Mélenchon, quien no apeló a votar por él contra la ultraderechista Marine Le Pen en las elecciones de mayo. «No debemos dejar la vitalidad democrática a quienes no aman la democracia. Francia Insumisa no ama la democracia más que cuando le da la razón», arengó el jefe del Estado a sus tropas.

En la manifestación también participaron la asociación altermundialista Attac, el trotskista Partido Obrero Independiente y el movimiento del excandidato socialista al Elíseo Benoît Hamon, que en un comunicado puntualizó que no se trataba de una alianza estratégica con vistas a un programa común o la conquista del poder. Enviaron delegaciones el Nuevo Partido Anticapitalista y el Partido Comunista, cuyo secretario general, Pierre Laurent, se dejó ver al inicio de la marcha sin desfilar.

Grupos anarquistas, autónomos y antifascistas vestidos de negro, con pancartas en las que se leía «El trabajo mata, muerte por decreto», destruyeron mobiliario urbano al grito de «Ni Dios, ni amo ni Mélenchon». Los alborotadores, que se habían presentado en las redes sociales como «los verdaderos insumisos», fueron dispersados en cuestión de minutos por el servicio de orden de la organización.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos