Maduro confía en Bielorrusia para dar de comer al pueblo venezolano

R. M. MAÑUECO MOSCÚ.

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, prosiguió ayer su gira recaudatoria en Minsk, la capital de Bielorrusia, en donde fue recibido por el líder de esta antigua república soviética, Alexánder Lukashenko, quien ya no se ofende cuando le dicen que es el «último dictador de Europa».

Ambos dirigentes se reunieron en el Palacio de la Independencia. «Hemos atravesado una época de batallas brutales, pero nos hemos reforzado», le dijo Maduro a Lukashenko. Según sus palabras, «estamos en fase de desarrollo bolivariano, que es como llamamos a la economía del periodo post-petrolero». En este sentido, Maduro pidió a su interlocutor que Bielorrusia participe en un plan conjunto que sitúe las economías de ambos países en una nueva «etapa». Con este objetivo, el mes que viene está prevista una reunión en Minsk de una comisión conjunta de las dos partes para elaborar una «hoja de ruta» de lo que será la cooperación entre los dos países. Lukashenko dijo que «en su momento ellos nos ayudaron a nosotros y seremos ahora nosotros quien les echemos una mano».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos