Maduro acuerda con una minoría opositora aplazar las presidenciales

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, con simpatizantes en Caracas. :: cristian hernández / efe/
El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, con simpatizantes en Caracas. :: cristian hernández / efe

El Gobierno venezolano acepta que las elecciones del 22 de abril se celebren a finales de mayo pero sus principales rivales se resisten a participar

M. LÓPEZ DE GUEREÑO CORRESPONSAL LA HABANA.

El Gobierno de Nicolás Maduro y la oposición disidente de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) que apoya al exgobernador chavista de Lara, Henry Falcón, de 56 años, firmaron un acuerdo de garantías electorales que contempla el aplazamiento de los comicios presidenciales a finales de mayo y la celebración conjunta con las parlamentarias regionales.

Tibisay Lucena, presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE), confirmó la realización de «manera simultánea de las elecciones para presidente» y las legislativas regionales «en la segunda quincena del mes de mayo de 2018». La titular de la institución, acusada por la oposición de responder al Gobierno, extendió el martes hasta la medianoche del jueves el plazo para inscribir candidaturas presidenciales y para revisar y actualizar el censo.

Según Jorge Rodríguez, jefe de la delegación oficialista para el dialogo con la MUD, la oposición planteó en Santo Domingo la fecha del 22 de abril para los comicios. Así mismo, celebró los recientes encuentros con líderes opositores como Manuel Rosales, Luis Aquiles Moreno y Henrique Capriles. «Es muy bueno que Capriles haya participado en reuniones para fijar las garantías electorales», dijo.

Los tres partidos minoritarios -Copei, MAS y Avanzada Progresista (AV)- que apoyan a Falcón, quien se declara chavista pero no 'madurista', justificaron su decisión de enfrentarse al sucesor de Hugo Chávez. Luis Augusto Romero, secretario general de AV recordó que «el país quiere salir de Maduro y su gobierno de facto, pero no haciéndose matar en las calles» sino con «los votos». Consideró que el aplazamiento permitirá una campaña de 90 días y frustra el plan del Gobierno de «dividir a la oposición entre participacionistas y abstencionistas». A su entender, da tiempo «para no volver a cometer el error del 2005», cuando la oposición boicoteó la consulta y se quedó fuera del panorama político.

Primero Justicia, de Henrique Capriles y Julio Borges, y Voluntad Popular, de Leopoldo López y Juan Pablo Guanipa, y Acción Democrática de Henry Ramos Allup insisten en que participar es hacer el juego a Maduro y «legitimar el fraude». Romero los criticó porque «promueven la abstención» y han «confiscado» la coalición.

El exmilitar chavista distanciado del oficialismo, por su parte, calificó de «sectarismo y mezquindad» las críticas de la MUD tras inscribir su candidatura el martes desoyendo la orden de la unidad. Según Guanipa, Falcón «lamentablemente cedió a la tentación para hacer «el juego a Maduro en su aspiración totalitaria, reeleccionista y de eterna conducción de un país que ha llevado al abismo».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos