Macron anuncia que va a recortar un 30% el Parlamento francés

La Asamblea Nacional pasará de los actuales 577 diputados a 404, y el Senado se reducirá de 348 a 244 sillones

FERNANDO ITURRIBARRÍA PARÍS.

Es otra de las minirrevoluciones francesas auspiciadas por Emmanuel Macron. La política de recortes llega al Parlamento. La Asamblea Nacional y el Senado van a ver reducidos en un 30% sus escaños. Además, un 15% de los diputados será elegido mediante escrutinio proporcional y no mayoritario en las próximas elecciones legislativas de 2022. Los anuncios fueron realizados ayer por el primer ministro, Edouard Philippe, tras consensuarlos con los presidentes de ambas cámaras.

El acuerdo arrancado al Senado, en manos de la oposición de centroderecha, evita a Macron el trance de someter la reforma institucional a la arriesgada vía del refrendo ciudadano. En principio, la mayoría gobernante cuenta con el respaldo suficiente para sacar adelante las tres leyes vertebradoras del dispositivo: una ordinaria, otra orgánica y una tercera de revisión constitucional.

Los textos van a ser sometidos al dictamen del Consejo de Estado. Luego serán aprobados por el Consejo de Ministros el próximo 9 de mayo. El objetivo del Gobierno es que la Asamblea Nacional efectúe un primer examen antes del paréntesis estival. La reforma debe quedar culminada en 2019, con un año de retraso respecto a las pretensiones de Macron.

La consecuencia principal de la iniciativa es que la próxima Asamblea Nacional pasará de los actuales 577 diputados a 404 de los que 60 serán elegidos por el sistema proporcional. El número de escaños no ha experimentado modificaciones desde 1986. En cuanto al Senado, contará con 244 sillones frente a los 348 de hoy. En los dos hemiciclos se garantiza que todos los departamentos -algo más de un centenar- tengan por lo menos un representante, incluso los menos poblados.

La dosis del 15% de proporcionalidad es una solución de compromiso entre el 10% que deseaba el presidente del Senado, el conservador Gérard Larcher, y el 25% que preconizaba su colega de la Asamblea Nacional, el macronista François de Rugy. Pero defrauda al centrista François Bayrou, aliado de Macron, que apostaba por un centenar de diputados elegidos por la vía proporcional. «Un 15% es una limosna a la democracia», protestó la ultraderechista Marine Le Pen, a quien perjudica el actual escrutinio mayoritario por su incapacidad para sellar alianzas.

La reforma también prohibirá encadenar tres mandatos idénticos de manera consecutiva. Se exceptúa a los alcaldes de municipios con menos de 9.000 habitantes.

La revisión constitucional contempla la mención expresa de Córcega en la Carta Magna como Macron prometió a los gobernantes soberanistas de la isla. «Eso permitirá adaptar las leyes de la República a las peculiaridades insulares, pero bajo el control del Parlamento», dijo Philippe. Un «pacto girondino» facilitará a las corporaciones locales acomodar «sus competencias a la realidad de su territorio».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos