Macron anuncia a los franceses que llevará «hasta el final» la reforma ferroviaria

Numerosos viajeros se arremolinan en la estación parisina de Saint-Lazare durante una jornada de huelga pasada. :: Gonzalo Fuentes / reuters
/
Numerosos viajeros se arremolinan en la estación parisina de Saint-Lazare durante una jornada de huelga pasada. :: Gonzalo Fuentes / reuters

La huelga de los trabajadores de los trenes, que ya ha costado cien millones de euros, se reanuda hoy con menos impacto previsto

FERNANDO ITURRIBARRÍA PARÍS.

Emmanuel Macron afirmó ayer que irá «hasta el final» en la reforma ferroviaria que ha provocado la mayor contestación social de su mandato, cuando va a cumplirse el 7 de mayo el primer aniversario de su elección como presidente de Francia. Las huelgas, programadas de manera intermitente hasta junio, se reanudan hoy con previsiones de circulación de trenes limitadas, pero mayores que en las cinco jornadas de paros precedentes, que ya han ocasionado pérdidas del orden del centenar de millones de euros.

El jefe del Estado acudió al informativo de mediodía de la cadena TF1 que, con una audiencia media de 5,3 millones de espectadores, es el de mayor cuota de pantalla del país. El informativo es el más visto por los jubilados, los empleados, los parados y los habitantes de las zonas rurales, los contingentes del electorado que menos votaron por él en contraste con la población de las áreas urbanas.

Un reciente sondeo muestra que la cota de confianza en el tildado 'presidente de los ricos' por la oposición de izquierdas retrocede en los sectores populares, donde solo alcanza el 27%, y en las clases medias (41%), mientras progresa entre los cuadros (65%). En esta tesitura, se esforzó por dejar claro que entendía las inquietudes del mundo rural y en especial de los pensionistas, a quienes reclamó paciencia para que la subida de las cotizaciones sociales se vea compensada por la prometida supresión del impuesto a la vivienda.

LA CLAVE El presidente se dirige al país por televisión tras un descenso acuciado de su cuota de confianza

La entrevista se desarrolló en un aula de una escuela de párvulos de Berd'huis, localidad normanda con un millar de habitantes en la que la ultraderechista Marine Le Pen encabezó la primera vuelta de las presidenciales en 2017 con el 30,4% de los votos, 10 puntos más que el entonces candidato. Fue la primera etapa de una ofensiva mediática para explicar, justificar y defender sus políticas reformistas que tendrá continuación el domingo con otra comparecencia televisiva en un formato más clásico.

Sociedad anónima

En su primera reacción a las huelgas en la compañía estatal de ferrocarriles SNCF, Emmanuel Macron garantizó que seguirá siendo una empresa pública tras su transformación en sociedad anónima, ya que el 100% de las acciones estarán en manos del Estado. Esta reconversión jurídica implica, en pura lógica, que la deuda acumulada -superior a 50.000 millones de euros- sea asumida por las arcas públicas, como reclaman unánimes los sindicatos. Pero se limitó a anunciar que una parte de la deuda será progresivamente enjugada y que luego se harán ajustes a medida del avance de las reformas sin precisar las modalidades.

Macron rectificó a los ministros que habían tratado de privilegiados a los ferroviarios a quienes prometió que no tocará el estatuto laboral específico que les otorga ventajas como la jubilación a partir de los 52 años. No obstante, reiteró que el personal que ingrese a partir de ahora en la compañía será contratado en otras condiciones, como ocurre desde hace quince años en el servicio de Correos.

Tras proclamar que respeta la defensa por los sindicatos de sus intereses legítimos, el presidente les pidió que «tengan la consideración necesaria con los ciudadanos y las empresas que la sufren».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos