Londres no encuentra pruebas

Equipos de investigación toman muestras en el parque en el que fueron hallados los Skripal. :: B. STANSALL / AFP/
Equipos de investigación toman muestras en el parque en el que fueron hallados los Skripal. :: B. STANSALL / AFP

El principal laboratorio británico sobre armas químicas dice que es incapaz de certificar el origen ruso del gas que envenenó a los Skripal

ÍÑIGO GURRUCHAGA LONDRES.

El director general del laboratorio que analizó las muestras del gas nervioso que envenenó el pasado 4 de marzo al exespía ruso Serguéi Skripal y a su hija Yulia en la ciudad inglesa de Salisbury afirmó ayer que sus científicos pudieron identificar el gas como perteneciente a «la familia» de Novichok, pero que no están en condiciones de asegurar aún su origen.

Las declaraciones a la cadena de televisión Sky de Gary Aitkenhead, responsable de Porton Down, una institución dedicada desde la Primera Guerra Mundial al estudio de armas químicas, llegan cuando la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPWC) se reúne hoy en sesión privada para debatir una demanda de Rusia para que las muestras enviadas sean examinadas en presencia de expertos rusos.

Aitkenhead afirmó que el agente nervioso utilizado es «apto para usos militares» y que su producción requiere «métodos extremadamente sofisticados», que solo pueden emplearse «con las capacidades de un Estado». Añadió que el Gobierno británico recurrió a «otros imputs», como los servicios de inteligencia, para afirmar el origen ruso.

La primera ministra, Theresa May, aseguró en el Parlamento que «nuestro conocimiento de que Rusia ha producido este agente en el pasado y es aún capaz de hacerlo, la historia de asesinatos patrocinados por el Estado y las opiniones vertidas en Moscú sobre la legitimidad de matar a algunos desertores», llevaban a la conclusión de que Rusia era «muy probablemente» culpable.

Johnson, de nuevo

El éxito diplomático de Reino Unido en la movilización de países aliados, en particular a Estados Unidos, para responder al intento de asesinato de los Skripal con la expulsión de diplomáticos rusos queda parcialmente en entredicho por la ausencia de pruebas científicas y por las contradicciones de la diplomacia respecto a la producción de armas químicas por el Kremlin. En 2017, la OPWC verificó la destrucción por parte de Rusia de sus instalaciones de producción de armas químicas y el embajador británico la saludó como uno de los logros del organismo con sede en La Haya. La OPWC permite a los países miembros producir pequeñas cantidades de agentes nerviosos y la 'familia' de Novichok tiene al menos dos variedades.

Boris Johnson, ministro británico de Exteriores, afirmó que Londres sabe que Moscú «produce y almacena» Novichok desde hace diez años, y durante una entrevista con el canal de televisión Deutsche Welle respondió a una pregunta sobre cómo se logró tan rápida identificación del origen afirmando que recibió una confirmación «categórica» del laboratorio de Porton Down.

Mientras, Yulia Skripal ha experimentado una notable recuperación y puede comunicarse con los médicos. No es el caso de su padre, que sigue en estado crítico.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos