El Kremlin denuncia la «provocación despreciable» de Londres

Anuncia una respuesta «inminente, dura y equivalente» a las medidas que, en su opinión sin pruebas, ha tomado May

RAFAEL M . MAÑUECO CORRESPONSAL MOSCÚ.

El Ministerio de Exteriores ruso anunció ayer que la respuesta a la expulsión de veintitrés de sus diplomáticos por parte de Reino Unido será «inminente» y «rápida, dura y equivalente», según advirtió también la presidente del Consejo de la Federación (Senado), Valentina Matviyenko. Es más, el miembro de la cámara Vladímir Dzabáro no excluye que Moscú responda con mayor rigor y virulencia que Londres.

El politólogo Serguéi Karagánov cree que «la indignación que ha causado en el Gobierno la actitud británica tal vez conlleve medidas implacables». El martes, la portavoz del Ministerio de Exteriores, María Zajárova, dejó entrever la posibilidad de expulsiones incluso entre periodistas. Para Matviyenko, la actitud de Londres es «una provocación despreciable». También estima que el objetivo de Londres es «proyectar en la comunidad internacional una imagen negativa de Rusia (...) sin disponer de ninguna prueba que la implique» en el envenenamiento del doble agente Serguéi Skripal.

En un nuevo comunicado, la cancillería rusa calificó ayer esta postura de «burda provocación sin precedentes que mina los fundamentos para un diálogo normal a nivel interestatal entre nuestros países. Resulta inaceptable e indigno el hecho de que el Gobierno británico haya optado por agravar el estado de nuestras relaciones con medidas hostiles». En la nota se acusa a las autoridades de Reino Unido de «desatar una campaña antirrusa» y de «optar por la confrontación».

También el martes, el titular de Exteriores, Serguéi Lavrov, rechazó cualquier ultimátum o presión. Recriminó a las autoridades británicas por no haber facilitado muestras a Rusia de la sustancia que envenenó a Skripal y su hija, y repitió que su país «no tiene ninguna relación con lo sucedido» al doble agente. «Todo esto es absurdo», recalcó.

Zajárova avisó de que el Ejecutivo de Theresa May debe entregar a Moscú cuarenta rusos que residen en Reino Unido y que, como sospechosos de haber cometido delitos, están perseguidos por la Justicia rusa, si es que espera colaboración. Refiriéndose a la decisión británica de revocar la invitación a Lavrov para visitar el país, Zajárova afirmó que el canciller «no había aceptado todavía la invitación».

«Inadecuado»

La portavoz diplomática arremetió también contra May por considerar supuestamente a Lavrov «inadecuado» para ocupar su cargo, aunque tal valoración no figura en su discurso ante el Parlamento. La publicación rusa RBK cree que Zajárova se confundió con unas comentarios que hizo el líder laborista, Jeremy Corbyn, en relación con el ministro de Exteriores británico, Boris Johnson.

Karagánov cree que la expulsión de diplomáticos «no puede considerarse una medida dura. Se ve que no han ido más lejos porque no tienen pruebas que demuestren que Rusia esté detrás del envenenamiento de Skripal y su hija».

Vladímir Lukín, miembro del Comité de Política Exterior del Consejo de la Federación (Senado ruso), también piensa que las medidas de Londres «no tendrán unas consecuencias catastróficas». En declaraciones a la radio Eco de Moscú, Lukín afirma que «este tipo de conflictos diplomáticos tienen un efecto negativo para los negocios y los contactos a todos los niveles, pero son cosas que terminan normalizándose con el tiempo».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos