Un juez autoriza extraer muestras de sangre al exespía envenenado en Salisbury

R. C. LONDRES.

Un juez británico otorgó permiso ayer para extraer muestras de sangre al exespía doble ruso Serguéi Skripal y a su hija Yulia, ambos hospitalizados en estado crítico, para llevar a cabo pruebas sobre la sustancia que les envenenó el pasado día 4 en Salisbury (Inglaterra). El magistrado de la Corte de Protección de Londres, que evalúa casos relacionados con personas que no pueden tomar decisiones de manera autónoma, dio luz verde a los inspectores de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) para obtener esas muestras. La autorización judicial permite a los doctores del hospital entregar a los inspectores tanto las muestras de sangre como copias de las notas médicas sobre el caso.

Los hechos ocurridos en Salisbury afectaron asimismo al agente de policía Nick Bailey, uno de los primeros que acudieron al parque donde las dos víctimas fueron encontradas y que fue dado de alta ayer. Un segundo agente, cuya identidad no ha trascendido, puede haber desarrollado síntomas leves al haber estado en contacto con un objeto contaminado, según el periódico 'Daily Mail', que señaló que el policía puede sufrir una «irritación en la piel».

Una fuente sin identificar aseguró al tabloide que ese agente, que está recibiendo tratamiento como «paciente externo» en un hospital, «muestra signos potenciales de envenenamiento, pero son muy leves, ni mucho menos de la escala de los de Bailey y los Skripal».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos