Kim Jong-un hace temblar la tierra con una bomba de hidrógeno de cien kilotones

El presidente norcoreano, en el centro, recibe información de sus mandos militares sobre el armamento nuclear que desarrollan sus técnicos.
/AFP
El presidente norcoreano, en el centro, recibe información de sus mandos militares sobre el armamento nuclear que desarrollan sus técnicos. / AFP

El artefacto detonado ayer, en la sexta prueba nuclear norcoreana, puede ser cargado en un misil intercontinental

ZIGOR ALDAMA SHANGHÁI.

Los terremotos en Corea del Norte tienen poco que ver con la fuerza de la naturaleza. No están provocados por el brutal choque de las placas tectónicas sino por el simple gesto de apretar un botón. El botón rojo que activa la detonación de las bombas atómicas del régimen comunista. Por eso, cuando ayer la tierra tembló cerca de la frontera china, pocos creyeron que se debiese a un fenómeno natural. Y la confirmación de que no lo fue llegó de los sismógrafos, que recogieron un terremoto de magnitud 6,3 en la escala de Richter. La prueba definitiva estaba en dos variables de la sacudida: se había producido a una profundidad de 0 kilómetros y a las 12:00 horas.

Ocho minutos y 32 segundos después, un segundo terremoto, de magnitud 4,6 según el Centro Sismológico de China, se sintió tanto en el norte de Corea como en las localidades chinas más cercanas, situadas a tan solo cien kilómetros de donde se efectuó la prueba nuclear. Según los expertos, no fue ninguna réplica del seísmo inicial sino el colapso del túnel creado para albergar el test subterráneo. Dependiendo de cómo fuese diseñado ese corredor, podría haberse filtrado material radiactivo a la atmósfera. Tanto China como Japón llevaron a cabo pruebas de detección de radiactividad y confirmaron su existencia, aunque no informaron sobre los niveles detectados.

La prensa estatal norcoreana se hizo esperar y confirmó el «éxito total» de la sexta prueba nuclear del país a las 15:30 horas. Y dio algunos datos que preocupan gravemente a la comunidad internacional. Por un lado, aseguró que se trata de una bomba de hidrógeno -conocida también como termonuclear-. «La prueba experimental ha demostrado que tanto el poder explosivo del artefacto como el resto de sus especificaciones físicas se ajustan a los resultados esperados en el diseño de esta bomba termonuclear de dos fases», apuntó la agencia de noticias oficial KCNA, que también quiso calmar a la población: «A pesar de la potencia sin precedentes de la bomba, no se ha emitido radiación a la atmósfera ni ha existido filtración al subsuelo».

CLAVES La explosión fue casi diez veces más potente que en anteriores pruebas y cinco veces superior a Nagasaki

Ante la imposibilidad de verificar esta información oficial, Seúl y Washington analizaron los datos de los terremotos y concordaron en señalar que la potencia del artefacto fue 9,8 veces superior a la de la última bomba detonada en septiembre del año pasado. Los expertos calculan su potencia en unos cien kilotones, hasta cinco veces más que la bomba atómica lanzada sobre Nagasaki en 1945.

Pero lo más inquietante no es que la bomba de hidrógeno detonada por Pyongyang sea mucho más potente que cualquiera de las otras cinco que ha probado desde 2006, sino el hecho de que podría montarse en uno de los misiles intercontinentales que el régimen de los Kim lleva probando con resultados dispares en los últimos años. «La bomba de hidrógeno fue probada para examinar y confirmar la fiabilidad del control de potencia y del diseño de la estructura interna, de forma que se pueda utilizar como ojiva en un misil balístico intercontinental», explicó KCNA.

El presidente norcoreano, Kim Jong-un, ya advirtió que sus cohetes serían capaces de alcanzar territorio estadounidense, desde la cercana Guam hasta la América continental. «La operatividad de la cabeza nuclear está garantizada, por lo que el diseño y la fabricación de armas nucleares ha aumentado a un nivel elevado para ajustar su poder destructivo de acuerdo con los objetivos establecidos», añadió el comunicado de la agencia norcoreana, dejando claro que Kim no tiene ninguna intención de frenar.

Seúl quiere protección

Y la propaganda del país no es la única que considera la prueba todo un éxito. La Comisión Preparatoria de la Organización para el Tratado de No Proliferación Nuclear afirmó en un comunicado que «el programa nuclear norcoreano está avanzando rápidamente». También recordó que Corea del Norte es el único país del mundo que realiza pruebas nucleares desde 1996 y exigió a la comunidad internacional que haga toda la presión posible para evitar que la situación se repita.

Corea del Sur secundó la idea y exigió ayer nuevas sanciones económicas «para aislar por completo a Corea del Norte». El consejero de Seguridad Nacional, Chung Eui-yong, añadió que Seúl también está considerando la posibilidad de pedir a Estados Unidos que instale en su territorio los «recursos tácticos más poderosos», aunque no indicó si con eso se refiere a armamento nuclear. Por su parte, Japón propuso que las sanciones económicas se eleven un poco más y se prohíba incluso la exportación de petróleo a Corea del Norte.

Por su parte, China, que estos días celebra en Xiamen la cumbre de los Brics -el selecto grupo de las principales potencias emergentes-, se limitó a publicar un comunicado de condena. Su presidente, Xi Jinping, no hizo ninguna mención concreta a Corea del Norte en el discurso inaugural de la cumbre, en la que sí tuvo palabras para el terrorismo que se extiende por el mundo.

No en vano, la mayoría de los expertos en relaciones internacionales están de acuerdo en señalar que las sanciones no están funcionando, y que lo más lógico sería sentarse a negociar con Pyongyang como potencia nuclear de pleno derecho. El Gobierno del país más hermético del planeta ha afirmado siempre que su programa nuclear únicamente cumple fines defensivos y disuasorios, ya que sus dirigentes temen que, sin la protección de armas como la de ayer, el régimen pueda ser atacado como ha sucedido en Irak o en Libia. Y China también quiere evitar el caos en el que se han convertido esos dos países.

Fotos

Vídeos